¿Qué quieres buscar?

Mira por donde he estado.

Bali, Gili, Java y Sumatra no es Indonesia

Además de contar mis aventuras diarias que probablemente a nadie interesen más que a mi madre, a mi hermana y a mi tía, encontraréis también muchos consejos y trucos para viajar y ahorrar en estas islas de Indonesia (adoro Sumatra): de nada.

Por contradictorio que pueda parecer el título, efectivamente no puedo decir que conozco muy bien Indonesia por haber visitado las arriba nombradas. Si bien es cierto que forman parte importante de las más visitadas por los turistas (a excepción de la MARAVILLOSA Sumatra), no seré yo quien se atreva a decir que conoce Indonesia por pisar 4 de sus 17.000 islas.

Siguiendo el orden en que las visité, Sumatra la encontraréis al final.

No obstante, algo conocí… Como a estos perros con unas patas enanas.

Perros en Indonesia

Es que eran monísimos

¿Sabías que Indonesia es el país con más musulmanes del planeta y el cuarto más poblado?

Como dato importante os contaré que mis dotes seductoras para sacarme de cualquier lío, no me funcionaron en el aeropuerto. En varias ocasiones me han pedido un billete de salida antes de entrar en un país nuevo. Normalmente les cuento la mayor historia del siglo y nunca pasa nada (ya que, como nunca sé qué voy a hacer en el día a día, no puedo tener ni billete ni fecha de salida de ningún país).

En Hong Kong no hubo historia que valiera: o les enseñaba un billete de salida de Indonesia o no me dejaban embarcar rumbo a ese país, así que me tuve que comprar ahí un billete, el más barato que encontré (de Jakarta a Singapur) y que nunca usé.

Si vienes de España no te lo piden, allá la suerte de cada uno.

Indonesia, islas de Sumatra

Por qué no poner a gente genial porque sí

Por cierto, Air Asia casi siempre tiene retrasos monumentales (o casi todos los vuelos que he cogido o que la gente me ha ido comentando así han sido). 4 ó 5 horitas de retrasos no te las quita nadie, así que ojo con las conexiones.

Además no se hacen responsables de nada: eso sí, a las 3 de la mañana, cuando llevas 6 horas esperando, te dan un voucher de 3 euros (lo más barato es una botella de agua de 4 euros) para comprarte algo en alguna de las tiendas de los aeropuertos que cierran a las 23:30, muy generosos.

BALI

Indonesia es un país mayoritariamente musulmán aunque bastante moderado (eso sí, el rezo de las 5 de la mañana que te despierta cada día, nunca faltará).

Comenzamos (Maru seguía conmigo) en Bali, la Ibiza indonesia.

Nos quedamos en Kuta, una zona turística total pero que queda cerca del aeropuerto, por lo que lo mejor es coger una moto muy pronto por la mañana y huir de ahí. Como mis amigas no son de compartir habitación ni esas cosas, nos quedábamos en hoteles baratos: unos 10 euros cada una solíamos pagar por noche en la isla.

Bali tiene playas preciosas para hacer surf todo el año (hay alguna en la que hay que pagar). Turisteo de postureo también para dar y regalar. Quizá, una buena definición que apreciamos en nuestra visita a las distintas playas es que Bali es como Ibiza pero sin cachas.

Playas de Bali

Si te vas a un rincón puedes hacer fotos sin turistas

Pero siempre hay algo genial en cada rincón del mundo. Si coges una moto y dejas a los turistas atrás, te adentrarás en una isla muy bonita, con mucha vegetación y espectaculares paisajes, con muchos rincones que recuerdan al Caribe más desconocido y otros puntos que te hacen olvidar que estás en la Bali de la que casi todo el mundo habla.

IMPORTANTE: la policía te va a parar para sacarte dinero. Si eres blanco y vas en moto, te paran y se inventan una multa. Íbamos en moto y con casco, nos pararon y nos exigían 300.000 rupias (unos 20 euros) para podernos ir. Les dijimos que les dábamos un millón de rupias, pero que nos dijeran por qué, ellos insistían en que pagáramos para podernos ir y nosotras les dijimos que nos pusieran una multa oficial y nos explicaran por qué. Finalmente nos dijeron que nos fuéramos sin pagar.

Realmente se necesita como un permiso oficial para conducir por Indonesia, pero nadie lo tiene ni lo usa, y lo saben, así que insistid en que no vais a pagar y listo (estaban parando a todas las motos de turistas con el mismo cuento).

Indonesia y Bali

Nos las sabemos todas

Además de Kuta, en otro momento del viaje por Bali nos quedamos en Padangbai, en donde no hay nada que hacer pero desde donde accedes (en moto, mucho mejor que con los caros taxis) a muchos puntos, como el bonito Mother Temple Pura Besakih, el Templo Madre, en donde los lugareños intentarán convencerte de que no se puede acceder sin guía local, y también obligándote a comprar sus sarongs (el pareo para taparte las piernas y los hombros): pasa de ellos directamente, no les des tema, diles que no quieres guía y llévate tus bombachos o tu pareo y sigue para adelante ignorándoles.

Templo Madre en Bali, Indonesia

Vistas desde el templo

Templo Madre en Bali, Indonesia

Mother Temple Pura Besakih

Tenganan fue lo que más me gustó de Bali (esto y Sumatra, mis tops). Es una aldea Aga, con los indígenas de la isla. Llegamos en moto y era una pequeña maravilla de pueblecito, muy auténtico en donde había una especie de columpios de madera muy curiosos para los niños (en el vídeo su funcionamiento), y en donde degustamos algún aperitivo local hecho de arroz cuyo nombre desconozco (¿galleta de arroz?).

Era divino, pero recomiendo ir por tu cuenta, porque tiene pinta de recibir autobuses de turistas a determinadas horas y los habitantes se disfrazan para dar el show correspondiente.

Tenganan, Bali, Indonesia

El citado aperitivo Tengananiense

Tenganan en Bali, Indonesia

Niños de verdad sin móviles

Justo al lado de la entrada del pueblo, hay una plantación de café muy particular, en la que podréis hacer un pequeño recorrido conociendo el proceso del café más caro del mundo: el café Kopi Luwak, procedente de los excrementos de un animal que sólo existe en Indonesia.

Además, podréis tener una degustación de una multitud de cafés y tés de diferentes sabores (a mí me encantó y odio tanto el té como el café).

Semilla café Luwak en Bali, Indonesia

Tostando la semilla del café

Café y té en Indonesia, Bali

Degustación de tés y cafés

Café Luwak, Bali

Luwak café, el más caro del mundo

Desde Padangbai también puedes ir caminando a un par de playitas menos turísticas y muy bonitas: Blue Lagoon y White Sand.

Playas de Bali

White Sand

La última noche en Padangbai la pasamos en una ceremonia local. Sí, tan fan como soy de meterme en ceremonias ajenas y tan encantados que están ellos de recibir a desconocidos en las mismas, arrastré a Maru a lo que creía que era una boda, pero no: era una ceremonia de llegada a la madurez de un grupo de adolescentes, que celebran limándose los dientes y lo hacen en grupo para que les salga más barato.

Como me pasé la noche comiendo y charlando con unos que conocimos, no hice ninguna foto, pero imaginad una boda en Asia (de las que podréis ver fotos en la entrada de Nepal o Laos) con adolescentes que tienen una boca muy bonita 🙂

Playas de Bali

Blue Lagoon (parece mejor de lo que es)

GILI ISLANDS

Estuvimos en dos, a las que accedes desde Padangbai en un Speed Boat. Si lo reservas con antelación, como buen turista pagarás 100€ por este bote. Si lo haces allí o negociando con tu hotel, pagarás 30€ (y seguro que en directo podría haber conseguido mejor precio, hay muchos botes que salen cada día).

Fuimos a Gili Trawangan (llena de españoles y otros guiris) y Gili Meno (con un agua precioso de lejos, hasta que te acercas y ves la mierda). Una de las principales razones por las que fuimos, fue porque mis amigos Adri y Pablo estaban allí de vacaciones, y así nos reuníamos.

Gili ISlands, Lombok, Indonesia

Adriana, Pablo y yo, a saber quién es quién

Gili ISlands, Lombok, Indonesia

Aquí estamos

En Gili Trawangan hay un submundo en el que, si dejas la zona de la playa y te metes por dentro, es como un verdadero país musulmán con animalillos por las calles y mezquitas. Todo en una isla muy pequeñita y que, para mí, le daba mucho más encanto a esa horrenda zona playera.

En resumen: es una isla a la que va la gente para estar en la playa y salir de fiesta, no es muy cara y hay columpios en el mar en donde todos los turistas se hacen fotos (dar la vuelta a la isla caminando es como una hora).

Y Gili Meno, más bonita quizá, y muuuuy relajada, para parejas y familias.

Gili Trawangan, Indonesia

Los adentros de Gili Trawangan

Sunrise en Gili, Indonesia

La verdad es que este amanecer desde Gili…

Gili Air agua, Indonesia

El agua de estas islas es así…

Niños en Gili Islands, Indonesia

Ellos

JAVA

Aterrizamos en Yogyakarta para visitar Borobudur y Prambanan, un conjunto de templos y campanas bastante bonitas. Id en moto, porque los caminos entre un sitio y otro son muy bonitos y merecen la pena (está un poco lejos, pero mejor, para conocer todo lo que ofrece el camino). En la ciudad de Yogyakarta no hay NADA que ver.

Prambanan, Yogyakarta, Java

Una parte de Prambanan

Las campanas de Borobudur, Indonesia, Java

Las campanas de Borobudur

Las entradas para estos dos conjuntos de templos son algo caras (unos 30 euros por los dos), pero si llevas carnet de estudiante pagas la mitad (como yo, con 32 años y por ahí sigo con mi carnet cuya fecha nunca comprueban: gracias mamá y papá por los genes).

Descuento estudiante Indonesia

Si no tenéis, en Bangkok, en Kao San Road, os hacen cualquier carnet o título universitarioa por unos euritos

Desde Yogyakarta volamos a Jakarta (estos vuelos son como 30 euros), una ciudad fea. Sí, fea donde las haya. Hay un bus gratis para los turistas en el que dar una vuelta a la ciudad y que te atrapa, porque Jakarta si algo tiene son atascos, y un recorrido de 30 minutos se tarda en hacer unas dos horas y media.

Jakarta, Indonesia

Atascos en Jakarta: una realidad

Y aquí dije adiós a Maru 🙁

Chicas jóvenes en Indonesia

Nada ha cambiado en las últimas décadas

Adiós a una amiga

Se fue se fue el perfume de sus cabellos…

Pero le dije hola a Silvia, mi hermana riojana desde hace 14 años que se venía a pasar unas semanas conmigo tras haber sido otra de las valientes que lo dejó todo para viajar unos meses.

Jakarta, Sentul, Indonesia

Empezamos de nuevo

Desde Jakarta nos fuimos a Sentul a visitar un proyecto social con IdGuides, idea comenzada por nuestra ya amiga Kaka, vinculada siempre a proyectos sociales ligados a gobiernos, diplomática también, y que decidió emprender esta fabulosa idea, en la que puedes retirarte a pura naturaleza conduciendo tan solo a dos horas de la angustiosa Jakarta, y en donde tus guías por estos parajes serán gente de tribus locales que están aprendiendo a cómo ser la persona de confianza de la gente que va hasta ese paraíso a desconectar de la rutina diaria.

Indonesia, Jakarta

Las vistas desde donde dormíamos

Sentul Indonesia

Aquí dormíamos

Para llegar a esa remota parte de Java, cogimos un tren desde Jakarta hasta Bogor. Aquí dormimos en un hostel que nos costó mucho encontrar, por lo que pedimos a un chico que pasaba en coche por ahí que nos llevara. Estábamos a unos 3 minutos del sitio pero dimos vueltas durante una hora y media, y se puso tan nervioso que acabó atropellando a una motorista y se armó la de San Quintín, momento en el que nosotras aprovechamos para salir del coche y caminar cual Homer cuando vio a Apu engañar a Manjula.

Si alguna vez podéis ir a Bogor, tiene muchísimas cosas que ver, mucho. Olvidaos de lo conocido y aprovechad esta oportunidad única.

Nosotras ni pudimos disfrutarlo porque teníamos que ir a Sentul para llegar desde allí al sitio del trekking. Fuimos a Sentul desde Bogor en autostop, con un hombre majísimo que, como íbamos con tiempo, nos llevó a su casa a conocer a sus hijos.

Bogor, Indonesia, Java

Nitidez a tope

La gente en Asia es maravillosa. Y de vuelta en Jakarta para volar a Sumatra, dormimos en la CASAZA de Kaka, en donde hicimos una cena española y hablamos y reflexionamos sobre tantas cosas en el mundo (ella tiene 44 años y ha vivido en África la mitad de su vida).

TAXI AL AEROPUERTO: 170.000 rupias (12 euros). Con atasco, obvio.

SUMATRA

Años hacía que quería visitar esta afortunadamente desconocida isla (tan grande como un país). Sumatra nunca entra en los planes de la mayoría de turistas (a no ser que seas un surfista de los auténticos), así que mucho mejor para mí.

Volamos a Jambi para encontrarnos con mi buen amigo Efaidel, a quien recordaréis por mis días de voluntaria en una granja del sur de Malasia. Efaidel es todo bondad, atento y cercano, haciendo gala de su orgullo musulmán y entendiendo el resto de religiones también.

SUmatra, Indonesia

Majísimas todas

SUmatra, Indonesia

Estas niñas…

Por Jambi pasamos el día con amigos de Efaidel, visitando alrededores, riendo y cantando. Por la noche cogimos un bus de 8 horas que nos llevó al interior de Sumatra, a su pueblo natal, en donde vivió con sus padres hasta que estos fallecieron cuando era adolescente.

Pulau Tengah es un pequeño pueblo de mayoría musulmana en donde, por supuesto, nadie va si no vive allí. Los amigos de la infancia de Efaidel (que ahora vive en Batam) nos acompañaron esos días y nos llevaron a los sitios más increíbles y recónditos de la isla.

Sumatra, Indonesia

Le encantaba tocarme las piernas, ¡y yo encantada!

Era muy divertido salir en shorts muy cortos y en camisetas de tirantes o vestidos, y que las señoras más mayores se escandalizaran primero y se partieran de risa después: unos minutos le llevó a todo el pueblo enterarse de que había dos occidentales allí pasando unos días y venían todos a cococernos. Unos minutos más les llevó querernos e invitarnos cada día a sus casas a desayunar, comer o cenar.

Fue una experiencia irrepetible estar con toda esta gente, enseñar a las niñas de un colegio musulmán a bailar el “Single Ladies”,  compartir su cultura… (todo, menos lo de limpiarme el culo con la mano, ahí no llego).

Sumatra, Indonesia

Esta mujer gritó la primera vez que me vio en shorts

Ahí hicimos un trekking bastante peligroso (obviamente no preparado para turistas) a la cascada Pancuran Rayo (casi me caigo desde una altura considerable por una roca resbaladiza, pero fue genial). Al día siguiente, por si esto hubiera sido poco, fuimos a otro trekking de 8 horas al IMPRESIONANTE Lempur Atas´ Blue Lake, un lago que encuentras después de MUCHO caminar en medio de un bosque de un azul que sólo entenderás si lo ves (a la vuelta llovió como época de monzón requiere, yo iba con chanclas: las perdí hundidas en el fango, suerte tuve de recuperar el pie).

Que hacer en Sumatra

Las fotos no le hacen justicia

Cascadas en Sumatra

Inmensa cascada

Cada noche nos invitaban a cenar alguna de las familias del pueblo: éramos una parte más de cada familia. Y allí estábamos con ellos, en sus momentos de rezos, de bendecir la cena y mucho más de esa cultura fabulosa que desconocemos.

Rezar en Sumatra

No es muy buena foto pero sí muy buena cena

Había un colegio 100% musulmán y otro con mezcla, y los alumnos se volvían locos con nosotras: cada día íbamos a visitarles y les enseñábamos bailes y canciones, porque sí, me pidieron que cantara y yo me arranqué por bulerías (ver vídeo de más abajo).

Desde ahí y con el corazón entristecido, nos fuimos en bus a Padang para intentar acceder a las remotas islas Mentawai, en donde puedes vivir con tribus indígenas de ahí y en donde encuentras también las mejores olas del mundo, el paraíso de los surfistas que antes decía (no es que yo lo sea, pero me encantan las olas).

Las tribus de Mentawai

Las tribus de Mentawai

Islas Mentawai

Islas Mentawai

No, no son mis fotos: hacía malo por las mañanas y era peligroso coger el bote para ir (que, por cierto, cuesta 40 euros en trayecto, bastante desorbitado para ser Indonesia).

Estaba bastante deprimida porque de verdad quería ir a las Mentawai, por lo que mis amigos de Couchsurfing con los que nos quedábamos en su mansión (larga historia) nos llevaron, de manera totalmente improvisada, a uno de los mejores días de mi viaje.

Dormir en Sumatra

La casa en la que dormía

Nos escapamos, tras un insoportable viaje en moto de 2 horas por caminos inaccesibles y otro PRECIOSO paseo en bote, a Pamutusan Island, ¿qué decir? Mira las fotos:

Sumatra Pamutusan

El poema volviendo de la isla

Sumatra

Las vistas de la isla desde la montaña

Dormir en el paraíso Sumatra

Dormir en el paraíso

Fue un día irrepetible con mis buenos amigos Dedi, Aulia, André y Nina, a los que conocí allí porque nos quedamos en su casa a través de Couchsurfing: fui para una noche y me quedé 3 días encantada, teniendo la oportunidad también de conocer otras playas escondidas y hacer un trekking a la catarata Lubuk Hitam.

Desayuné Bubur, comí Soto, merendé Singgang y cené un pescado increíble típico de Sumatra.

Comer en Sumatra

Soto (sólo en el oeste de Sumatra), que consiste en arroz y otras carnes mezcladas con sopa de noodles, acompañado de una carne de vaca medio tostada llamada Dendeng

Comer en Sumatra

Singgang, hecho de coco y hoja de girasol

Comer en Sumatra

Pescado a la parrilla con sus salsas

Comer en Sumatra

Bubur, una especia de porridge pero rico

Como tenía que seguir (aunque me hubiera quedado con ellos para siempre), volé desde allí hasta Medan, para ir hasta Bukit Lawang a ver orangutanes (bueno, yo no los fui a ver, fue Silvia, que había volado allí unos días antes).

No hay mucho que decir, Bukit Lawang muy turístico, es el sitio de Sumatra a donde va la gente. Lo mejor es que se celebraba el Día de la Independencia y lo hacen con un juego en el cual colocan muchos regalos muy caros en lo alto de un palo muy alto, al que tienen que subir con la dificultad añadida de que éste está lleno de grasa.

Día de la Independencia en Bukit Bintang

Conseguir por este palo lleno de grasa les reporta multitud de regalos

Pero os diré cómo llegar a Bukit Lawang sin que os timen: en el aeropuerto de Medan, coged el bus ALS naranja (aparcado fuera) a Binjait, que son 40.000 rupias (3 euros). Ahí salís a la carretera principal (la veréis desde donde os deja el ALS, que es en medio de una callecita, aunque si preguntáis a los locales os dirán que no hay buses para llevaros en taxi), y pasarán muchos buses (furgonetas más bien) que os preguntarán como locos si vais a Bukit Lawang. Os subís y pagáis SOLAMENTE al llegar a vuestro destino. Os querrán cobrar 100.000 rupias o más: el viaje son 25.000 rupias, así que no paguéis más. Podéis decir que sí para que no os insistan, porque insisten mucho, y cuando lleguéis a la “estación”, si se le puede llamar así, les dais sólo 25.000 y os vais caminando hasta el pueblo, que está cerca. El viaje en total son como 6 horas (2 a Binjat y 3 ó 4 a Bukit).

Para volver de Bukit Lawang a Medan directos, cogéis una de esas furgonetas y os costará 25.000 el trayecto, y de ahí os las ingeniáis al aeropuerto (porque si es de noche, tendréis que coger un taxi por 200.000 rupias ya que los buses ALS acaban a las 19:00 o antes).

El Día de la Independencia en Indonesia

El Día de la Independencia en Indonesia

Y sin venir a cuento y porque sí, os hablaré de ese episodio con spray de pimienta en el baño del hotel. Desde mi estadía en India en el mes de febrero, portaba conmigo un bote de spray de pimienta. Mis amigas de India, dada la preocupación que tenían por mi viaje sola por su país, me lo regalaron.

Nunca lo usé (en India). En Sumatra, mientras lo limpiaba en el baño de un hotel, accidentalmente me lo rocié (en la zona del ombligo para ser más precisos). Bien: a los dos segundos todo me empezaba a picar y me desnudé en un segundo. A los 5 segundos me empecé a ahogar y a emitir sonidos propios de Godzilla. Mi tráquea se cerró y era incapaz de introducir aire a mis pulmones: me estaba asfixiando.

Sólo me rocié un poquito en el estómago y estuve a punto de morir (el episodio, que tras 15 minutos de agonía se convirtió en lo más divertido de la jornada, fue algo remarcable de mi viaje).

¿Moraleja? Imagina lo que le puede hacer a un tío que te va a atacar si le apuntas a la cara.

Así pasó mi mes por Indonesia, país que dejé para volar a Tailandia… ¿En serio? ¿De nuevo a Tailandia? ¿Para qué?

En el próximo capítulo…

Comentarios

Comments are closed here.