¿Qué quieres buscar?

Mira por donde he estado.

Bangkok y Corea: reencuentros

De Bangkok a Corea: un Asia diferente

Sí, lo hicimos: fuimos desde Champasack (Laos) hasta Bangkok (Tailandia) en un solo día haciendo autostop.

Tras unas cuantas historias más compartiendo horas y horas con locales de Laos y Tailandia, llegamos de nuevo a Bangkok (para mí, después de 5 años). Un bullicio de ciudad en la que puedes encontrar de todo, DE TODO, y en donde esta vez fui turista durante 5 días yendo al Mall y saliendo de fiesta por la siempre a evitar Khao San Road y, sobre todo… ME ENCONTRÉ DE NUEVO CON ALBERT, que volvía de Myanmar para coger, en unos días, su vuelo de vuelta a España.

Albert y yo antes de Corea

Alternando en las noches de Bangkok

Dado que Bangkok fue una especie de stopover antes de dirigirme a mi siguiente destino, y que lo más simbólico de esta parada fue que el grupo con el que tantas cosas compartí se disolvía para siempre (cada una nos íbamos para un país distinto), voy a dejar aquí mi crónica de esta ciudad.

Autostop a Bangkok

Con Julia, a pocos días de decirnos adiós

De Bangkok a Corea

Unos de mis últimos Pad Thai con Perrine

Bangkok a Corea

Nuestras últimas horas

Y no, no voy a hablar del Ping Pong Show al que entré obligada y del que me fui a la media hora porque es un espectáculo horrendo: no voy a contar cómo me quisieron hacer pagar 200 euros por, repito, asistir a algo a lo que no quería ir, ni de cómo el dueño mafioso me amenazó de muerte pasándose el dedo índice por el cuello para simular mi degollamiento, ni de cómo le dije “mátame si quieres tres veces, pero no te voy a pagar nada”.

No voy a contar nada de eso para no preocupar a mis padres (obviamente, salí airosa de ahí pagando 5 euros), pero dejadme daros un consejo: los Ping Pong Show NUNCA SON GRATIS, os digan lo que os digan por la calle los supuestos relaciones.

Ping Pong Show Thailand

Jugando al Ping Pong

Y volé a Corea (después de confundirme de aeropuerto en Bangkok y volar en un taxi hacia el otro, larga historia).

Aterricé en Seul pocas horas después, una ciudad de la que poco sabía pero en donde me iba a encontrar de nuevo, tras 8 años con mis adorables amigas Hye Jeong, Soo y Jin, y también con Tomoka (japonesa), quien voló desde Tokyo para poder estar todas juntas.

Corea del Sur

Todos los momentos son un buen momento con ellas

Corea del Sur trajes típicos

Coreanas 100%

Corea del Sur

De nuevo con Soo 🙂

Corea del Sur

Hola Tomoka 🙂

Corea del Sur

Oh, mi Hye Jeong

Me gustaría poder contar muchas cosas de la ciudad, pero no puedo: llegué allí muy relajada, con ganas de pasar tiempo con mis amigas coreanas a las que hacía tanto tiempo que no veía, sin el estrés de levantarme rápido a visitarlo todo… ¡Y fue genial!

Con ellas fui a barrios de la ciudad a conocer el estilo de vida coreano, a mercados locales fabulosos en los que descubrí cientos de costumbres de los coreanos, a centros de comida auténticos en los que conocí la gastronomía coreana…

Corea del Sur

El precioso barrio de Chunggae-Chun

Corea del Sur

Dulces típicos

Corea del Sur

Estas típicas galletas azucaradas, si sacas el dibujo sin romperla, no la pagas 🙂

Corea del Sur

Kwangjang market, mercado local con street food de calidad

Corea del Sur

Torta típica de muchas cosas dentro exquisita: Nokdubindaeteok

Y si hay algo verdaderamente local en Corea son las saunas: dado lo caro que es todo (aunque puedes encontrar hostels por 10 euros si buscas bien), las saunas son la solución perfecta a tu economía de viajero y a tu curiosidad por conocer costumbres.

DOMIR BARATO EN COREA

Por 8 euros te recomiendo la sauna Sparex, una de las pocas que no está llenísima de gente y de la que puedes disfrutar al 100% (sí, hay WiFi).

Saunas Corea Seúl

Aquí dejas tu móvil cargando bajo código

Dejas tus pertenencias a buen recaudo, te pones el trajecito que todo el mundo lleva, y te metes en ese oasis alejado de la ciudad en el que encontrarás baños termales de todo tipo, diferentes saunas con forma de iglús de piedra a diferentes temperaturas (hasta 110 grados llegué a ver, me pregunto si eran Celsius o Fahrenheit), centros de masajes (esto no incluido en el precio), un restaurante para comer, salas comunes en las que ver shows en la televisión y mucho más.

Saunas Seúl Corea

Tienes productos para la cara, secador, peso… De todo

Saunas Seúl Corea

Gimnasio

Saunas Seúl Corea

Las saunas tan monas

Saunas Seúl Corea

Sauna a 113 grados

Para dormir tienes una habitación común con literas (estas estancias, al igual que los baños termales y duchas, están separadas por chicas y chicos) o, si quieres hacerlo como un verdadero local, pequeños cubículos en las paredes en los que dormir en el suelo o directamente en las áreas comunes en las que la gente se queda a dormir (en el suelo también).

Saunas Seúl Corea

La sala de las literas

Saunas Seúl Corea

Cubículos en el suelo para dormir

Toda una experiencia que completé visitando Suwon, una ciudad fortificada fuera de Seúl preciosa y en donde, caminando por la calle, encontré una clase de piano de unas niñas en donde me colé y me quedé toda la tarde tocando con ellas (“tocando”) y compartiendo un café con la maestra y su anciana y preciosa madre.

Suwon Corea

Parte del largo Fuerte

Suwon Corea

Mientras recorres el Fuerte puedes pararte a jugar con ellos

Suwon Corea

Vista del Palacio Real desde el Fuerte

Corea Suwon

Esta niña se estaba haciendo un book con su familia (y una friki al otro lado)

Nina Corea Suwon

Y claro: me enamoré de ella y con ella me quedé

Corea Suwon

Y esta preciosidad que no hablaba inglés pero que no dejaba de abrazarme

También me apunté a un tour de éstos a los que nunca voy pero por el que tenía muchas ganas: el DMZ Tour (zona desmilitarizada de Corea), algo que tenía ganas de conocer para entender mejor el conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur, pero que resulta ser una trampa/estafa para turistas en la que realmente apenas ves nada, en donde conoces poco sobre el conflicto y, como colofón final, nos llevaron a ver una estación de tren de Corea, no digo más, y todo por el “módico” precio de 40 euros.

Corea del Norte

Al menos había esto por ahí colgado

Corea del Norte

Y esto

Corea del Norte

Al fondísimo, Corea del Norte

Si leéis esto, NO HAGÁIS EL TOUR, no merece la pena y todo el mundo en el bus compartía mi opinión. Antes de llevarnos de vuelta incluso nos hicieron parar en un hotel a comprar Ginseng durante una hora ¿?¿?¿?

Una planta de Ginsen

Una planta de Ginseng

Pero como no me quería quedar con un mal sabor de boca en mi último día en Corea, así que volví esa noche a cenar con mis amigas y a acabar el día como una buena coreana: ¡en el Karaoke!

Pero esto no es España, aquí el Karaoke es una tradición seria y la gente no va a un bar lleno de otra gente a cantar Paquito el chocolatero: aquí vas a un edificio lleno de salas privadas en donde reservas una de ellas y, junto a tus amigos, pasas allí horas haciendo gala de tus dotes musicales.

VETE MÁS ABAJO A VER EL VÍDEO 🙂

¿He mencionado ya que los coreanos son maravillosos? Lo son. Es gente muy servicial y educada, que no tienen el número 4 en los ascensores (porque el 4 en coreano suena a la palabra “muerte” en el mismo idioma) y que, si les preguntas por algo, te acompañarán al sitio porque no hablan mucho inglés para explicártelo como les gustaría (por la calle me regalaban cosas de las tiendas para que probara dulces locales).

Y la comida coreana, ¡QUÉ EXQUISITEZ COMER EN COREA!:

Comida coreana

Yukhoe estilo coreano: un manjar

Comida coreana

Soju, bebida típica con bastante alcohol

Comida coreana

Todo delicioso

Comida coreana

Makgagli, otra bebida alcohólica

Comer en Corea

Parrillada típica: Samgyeopsal

Comida coreana

Esul toktok, más bebidas

Y hasta aquí mi rápida visita de 5 días al país que tiene que aguantar las amenazas constantes de Kim Jong-Un (quien se operó y engordó para parecerse a su padre). Toda una experiencia, un contraste inmenso con todo lo que había vivido los 7 meses anteriores viajando por la otra Asia, y preparada ya la maleta para ir a Japón para encontrarme, tras 7 meses también, con mi hermana y one of my BFF: Maru.

Comentarios

Comments are closed here.