¿Qué quieres buscar?

Mira por donde he estado.

El día que dije adiós: Varanasi

Hola Varanasi, adiós India, nos vemos a la vuelta.

Y llegó el final de la India en Varanasi (Benarés para el resto del mundo), bañada por el río Ganges y conocida, sobre todo, por sus crematorios y el desfile incesante de cuerpos de fallecidos por sus calles. Para verlos no tienes que ir a ningún sitio, no tienes que buscarlos: mientras pasees por la ciudad verás pasar a la familia (varones) cargando con el cuerpo en sus hombros en dirección a las orillas del Ganges, en donde serán quemados delante de todo el que quiera asistir al ritual. Más de 200 cremaciones se realizan cada día.

Varanasi crematorios

Foto del artista que firma arriba: la mía se borró

Lo hacen así porque creen que al ir sus cenizas al Ganges, al tratarse de un río sagrado, su vida eterna será perfecta. Es un espectáculo no apto para sensibles. Las familias más pobres no pueden permitirse mucha leña para la incineración, por lo que es más fácil ver los cuerpos de los difuntos quemarse (desagradable).
Hasta aquí de Varanasi. Más allá de esta tradición que no podrás ver en muchos otros sitios (y si es que te interesa), es una ciudad más de la India, muy turística, con todo el encanto de las anteriores por sus gentes y su ambiente pero no tan bonita como otras de las que ya os he hablado.

Varanasi atardecer

Atardecer antes de comenzar la ceremonia diaria

Es una parada obligada de turista, así como el Blue Lassi, el sitio en donde encontrarás los mejores Lassis de India (lo verás en el vídeo al final).

Fotografía a óleo de Varanasi

Fotografía a óleo de Varanasi

Él en Varanasi

ÉL

Ellos divirtiéndose en el Ganges

Ellos divirtiéndose en el Ganges

Atravesando calles en Varanasi

Atravesando calles en Varanasi

ASPIRACIONES Y REALIDAD EN NUESTRO VIAJE

Hospedaje (casas y guesthouses), evolución de expectativas:
1. Esperas llegar a un sitio cutrillo, pero aceptable, sin embargo…
2. Ya empiezas a desear que haya sábanas.
3. No siempre, para esos tienes tu saco, así que pides que haya almohada.
4. Quieres hablar con tu familia: que haya wifi.
5. No siempre, así que por lo menos poder cargar el MP3: que haya electricidad, no siempre.
6. Que haya agua caliente, olvídate.
7. Que haya agua, cruza los dedos.
8. Que haya baño, cruza los dedos.
9. Que haya váter, olvídate.
10. Que no nos echen del sitio a las 6 de la mañana, con suerte.

Autobuses (o trenes, que viene siendo lo mismo), evolución de expectativas:
1. Esperas encontrarte alguno de esos buses cutres que te ofrece ALSA de vez en cuando, sin embargo…
2. Que tenga aire acondicionado o calefacción: olvídate.
3. Que las ventanas se cierren (viajar por el norte de India 15 horas de noche con las ventanas abiertas de par en par haciéndote sentir en mitad del huracán Katrina es muy muy duro, la gente va tapada entera de pies a cabeza): olvídate.
4. Que el viaje no sea muy movidito y que tu cuerpo no sea como una pluma dentro de un ventilador: olvídate.
5. Que esté limpio ya sabes que no, pero que si se te cae algo no lo des por perdido entre la mierda: olvídate.
6. Que tu sillón no esté roto, olvídate.
7. Si tienes sillón, esperas no tener que ir un viaje de 18 horas de pie porque venden tantos billetes como gente quiera comprar: no siempre hay suerte.
8. Que nadie te escupa encima en sus CONSTANTES expulsiones de saliva marrón cargada de mocos: no siempre hay suerte.
9. Asumes que, tras cada viaje, llegarás con dolores de espalda y moretones por todas las extremidades de tu cuerpo por los constantes golpes contra el techo, ventanillas y sillones (debido al punto número 4), pero esperas al menos llegar al destino sin accidentes por su loca inexplicable y acelerada conducción: no siempre hay suerte.
10. Que no te violen: hay suerte así que sólo tendrás que preocuparte de los 9 puntos anteriores.

Sí, aquí hay un pequeño repaso de mi periplo por India (muy pequeño porque no estuve tanto tiempo grabando) pero, si vas a ir a India, más abajo te dejo unos consejos. También puedes preguntarme lo que quieras, probablemente no lo lea, pero si lo hago, te contacto seguro 🙂

 

CONSEJOS:
– Como ya he dicho en numerosas ocasiones, por estos países viaja siempre en bus o tren. No es muy cómodo pero es MUY barato (hablamos desde 8 céntimos a 4 euros por trayectos de 15 horas). Además, dado que viajan de noche, eso que te ahorras de hotel / hostel y no pierdes tiempo de visitar cosas.
– En cuanto llegues a India cómprate una SIM porque te cuesta unos 3€ con 5GB de datos y es muy práctica para Uber: el servicio de “taxis” privados. Funciona increíblemente bien aquí y es más barato que los tuk tuk. Un coche privado que llega a recogerte en pocos minutos para llevarte a donde sea por MUY poco dinero. Si no sabes lo que es Uber, pincha aquí.
– Como ya os dije en la entrada de Jaisalmer o de Udaipur, hay maneras de dormir gratis en el centro. En Jaisalmer puedes hacerlo a cambio de irte de excursión con ellos al desierto (merece la pena hacerlo al 100%, y negocia el precio por un máximo de 1.500 rupias con dos noches de hotel incluidas). En Udaipur, Couchsurfing, porque hay gente que tiene hostels y te deja dormir gratis en ellos.
– Como también os he dicho antes, en la India casi siempre os intentarán engañar (básicamente por ser turistas). En la frontera de India con Nepal nos dijeron en el bus que para pagar la VISA (que se hace ahí en el momento) no cogen dólares, que teníamos que cambiar en una tienda clandestina de alfombras nuestro dinero a rupias nepalíes (cosa que no hicimos porque les conocemos). Cuando fuimos unos metros más adelante a hacer la visa, lo primero que encontramos era un cartel que ponía: sólo se aceptan dólares. Ellos querían quedarse con la comisión del cambio.
– Para los tuk tuk, ofrecer la mitad de lo que te piden. Si no quieren, vas a otro: acabarán siguiéndote y aceptando. También puedes preguntar en tu hotel / hostel o a alguien por la calle el precio aproximado del viaje que vas a realizar.
– Pedir siempre el teléfono para llamar. Para aquellos que no hagáis lo que indico en el punto número 2 (como yo, que no lo hice), pedid siempre el teléfono cuando tengáis que llamar a alguien que pase por la calle: te lo dejan encantados, es muy habitual (o no, pero yo lo hacía y les parecía de lo más normal). Vas a tener que usar el teléfono muchas veces, así que esto te vendrá muy bien.
Negocia con todo: fruta, tuk tuk, hostels o incluso cuando cambies dinero, a mí me ha funcionado genial.
NO RESERVES NADA PREVIAMENTE, todos los rincones están llenos de guesthouses en las que puedes negociar el precio al momento: vas a acabar pagando 1 ó 2 euros por noche si lo haces así y eres buen@ negociando.
Y con esto y un bizcocho…
¡NOS VEMOS EN UN RATO NEPAL!

Comentarios

Comments are closed here.