¿Qué quieres buscar?

Mira por donde he estado.

El día que me enamoré de Sri Lanka y ya no me quise ir

Me fui a los dos días, pero me llevé esto…

Llegamos a Midigama, en donde teníamos una playa para nosotros, y ya no nos quisimos mover. Me enamoré entonces de Sri Lanka y decidí que ese era el punto del que no me movería con el grupo de gente que habíamos conocido y con quienes habíamos alquilado una casa nueva e increíble (para ser Sri Lanka) a pie de una playa sólo para nosotros por 4€ la noche.

Playa Midigama Sri Lanka

Nuestra playa en Midigama

Voy a resumir mis dos últimos días en Sri Lanka de relax en fotografías:

Midigama Sri Lanka

En el “chiringuito” de la playa

Midigama Sri Lanka comida

Comiendo por 2 euros

Midigama Sri Lanka atardecer

Atardecer en nuestra playa

Midigama Sri Lanka amanecer

Amanecer en nuestra playa

Midigama Sri Lanka camino a casa

De camino a casa (a 1 minuto de la playa)

Midigama Sri Lanka tumbona

Turista en nuestra playa

Midigama Sri Lanka leer

Leer, dormir, nadar…

Midigama Sri Lanka grupo

Los que nos juntamos en Midigama

Midigama Sri Lanka Mirissa

Visita a Mirissa, para turistas

Midigama Sri Lanka familia

Nuestra familia de Midigama

Midigama Sri Lanka adios

Hasta la vista Sri Lanka

Y aquí y así acabó mi vuelta por el país de la lágrima, con un grupo de backpackers que me volveré a encontrar por el camino, una playa que ya lleva nuestro nombre (y sólo el nuestro) y una herida que es imposible que se despegue de mi rodilla.

Nos vemos en la India 🙂

Comentarios

LEAVE A COMMENT