¿Qué quieres buscar?

Mira por donde he estado.

El día que Mumbai me enamoró

Esta entrada se la dedico a mi mayor fan: mi hermana.

Y empezamos fuerte, con un vídeo documental de una experiencia culinaria irrepetible, para la que tendréis que venir a India si queréis conocerla.

Mumbai me encantó, ¿qué puedo decir? Quizá el hecho de que me quedé en casa de una amiga oriunda de la ciudad con su familia hizo que todo fuera más especial, pero repetiría mil veces.

Si comparas Mumbai con el resto de India, se podría decir que es de lo más occidental que hay, pero no esperéis con esto ningún tipo de ciudad europea: es India puro.

Me quedé con Saloni y sus padres. Su madre no dejaba de cocinar cosas y me las daba a probar constantemente. Es curioso cómo la gente me dice: “Laura, come, te vemos muy delgada en los vídeos”. Bien, mi cámara se llama Neewer no sé qué para quien la quiera comprar con efecto adelgazante, porque desde que estoy en India he engordado, por segunda primera vez en mi vida desde que dejé Inglaterra.

Cocinando chapati en Mumbai

Cocinando chapati en Mumbai

 

Mi primer desayuno en Mumbai

Mi primer desayuno en Mumbai

Visitamos todos los lugares de interés turístico y menos turístico. Comimos mucho. Vimos el atardecer en un sitio que me recordó al malecón de la Habana (curioso dato dado que nunca he estado en él). Seguimos comiendo. Compartí muchos momentos con los amigos de mi amiga Saloni. Comimos más. Fuimos a un fabuloso festival, Kala Ghoda Festival, de arte urbano que fue realmente fascinante. Y comimos.

El malecón de la Havana en Mumbai

El malecón de la Havana en Mumbai

Algo que me llamó mucho la atención de la gente con la que estuve (gente que no es pobre), es su desconocimiento absoluto de lo que pasa en India. Cuando les conté mi visita a la Fundación Vicente Ferrer y lo que hacían desde ahí, extrañadas me decían que eso no pasa en India, que la clase media es la que más abunda y la más poderosa. Me decían que el sistema de castas sólo existe en algún pueblo remoto y abandonado, que la discriminación hacia la mujer era antes… Viven en una realidad paralela en la que no son conscientes de los problemas que tiene su país (vamos, como le pasa a mucha gente en España también).

Y con el corazón en la garganta dejé esta maravillosa ciudad:

Adiós Mumbai, te dejo en un avión para no ser violada por 7 hombres sin piedad en un tren.

Comentarios

Comments are closed here.