¿Qué quieres buscar?

Mira por donde he estado.

El día que trabajé recogiendo marihuana

Marcharte en busca de una plantación de Marihuana tiene su aquél

Como ya me había pasado más de 9 meses de viaje y gastado bastante dinero (la verdad es que no tanto), tocaba pararse a hacer un poco de caja, ¿he oído Marihuana?

Me encontraba yo en Los Angeles pensando: ¿en dónde puedo ganar mucho dinero en poco tiempo para seguir con mi ruta? Ya está: EN LAS PLANTACIONES DE MARIHUANA.

Plantas (enormes) de Marihuana

Plantas (enormes) de Marihuana

Me informé y, ni corta ni perezosa, macuto a la espalda de nuevo, autostop hasta San Francisco primero y de ahí para arriba, para llegar a las plantaciones del norte de California. Tras varios conductores y ya en algún sitio del norte de ese Estado, me encontré en una gasolinera con un chico haciendo autostop también… No necesitó decirme nada más de lo que su atuendo decía a gritos: él también iba a hacer lo mismo que yo.

Resultó ser un encanto de chaval. Muy jipi él, muy francés y de nombre Nikita (sí, es un chico). Era su cuarto año yendo a la temporada de recogida de María y ya tenía contactos en Oregón, así que dos días después de alzar nuestro pulgar en las carreteras, llegamos a Williams, un pueblo de película en medio de montañas, realmente bonito y de lo más peculiar que me he encontrado en mi vida.

La única tienda del pueblo

La única tienda del pueblo

Ya en Williams, buscando las plantaciones de Marihuana

Ya en Williams, buscando las plantaciones de Marihuana

Es un mini pueblo en el que casi todo el mundo vive de las plantaciones de Marihuana, y son jipis, MUY JIPIS, viven como en una comuna en la que te dan ropa (usada) gratis o comida cada martes de buena calidad en cajas. Tienen dos tiendas, dos bares, una gasolinera y poco más.

El pueblo es muy pequeñín pero, en época de cosecha, se llena de gente (jipi) que viene de todas partes para hacer dinero. Esta gente vive en tiendas de campaña (y el frío que hace allí en invierno es importante). Yo tuve suerte, ya que mi “jefe” nos dejó vivir en un DOME que tiene instalado en sus plantaciones. Eso sí, en medio de la montaña y lejos de todo: aislados estábamos haciendo fuego cada noche para hacer algo de comer y calentarnos.

Dormir en Williams

Aquí dormíamos, en ese iglú blanco y frío: FRÍO

Ahí nadie se depila ni se corta el pelo. Yo era la belleza exótica del lugar ya que me duchaba a menudo (no todos los días ya que no tenía baño en el iglú).

Pese a que la gente tiene dinero, viven como medio pobres: FUE TODA UNA EXPERIENCIA.

Era muy divertido porque cada día había algo que hacer en el pueblo: lunes mercadillo, martes ropa y recogida de comida, jueves micro abierto para actuar, domingos día del pancake… Como os podréis imaginar, ahí estaba yo cada jueves actuando con Nikita, que es un guitarrista excelente: ¡me lo pasé en grande!

Nuestro DOME por dentro: nuestra casa

Nuestro DOME por dentro: nuestra casa

Actuación en Williams

Ensayando antes de una de nuestras actuaciones

Marihuana secando en nuestro dome

Marihuana secando en nuestro iglú / dormitorio / vivienda

Y bueno, lo que más os importa: te pagan entre 15 y 20 dólares la hora (intentamos trabajar 10 horas al día) al principio cuando estás cortando las grandes plantas de marihuana y procediendo a secarlas y todo ese rollo.

Después, cuando se hace la cosecha de verdad, cuando transformas eso en la auténtica marihuana, te pagan unos 200 dólares por cada medio kilo que hagas.

Al principio te costará llegar al medio kilo, pero la gente con experiencia hace entre 1 y 2 kilos diarios, haced las cuentas vosotros.

Mariahuana outfit

Mariahuana outfit: semana de la moda de Nueva York

Con gente del pueblo

Con gente del pueblo

Las plantitas pequeñas de Marihuana secando

Las plantitas pequeñas de Marihuana secando

Marihuana

Marihuana secando antes de procesarla

La planta de Marihuana, una vez cortada en ramas, se cuelga así para que seque durante días o semanas

La planta de Marihuana, una vez cortada en ramas, se cuelga así para que seque durante días o semanas

Dormir en Williams

Justo debajo de esas plantas dormimos la primera noche: en el suelo

Gente de Williams

Gente de Williams

Y como voy un poco retrasada en mis publicaciones, os voy a resumir lo que hice en las siguientes semanas tras dejar Williams (haciendo autostop, obvio, porque ahí no llega ningún tipo de transporte).

Portland
Una ciudad increíble, muy alternativa, con mucho que hacer y en donde encuentras la librería independiente más grande del mundo: Powell´s Books. Portland fue una gran sorpresa para mí y, definitivamente, podría vivir ahí.

Nunca, en ningún sitio que haya visitado antes, los habitantes de una ciudad te transmiten una pasión absoluta por la ciudad en la que viven: los que allí viven sienten una devoción indescriptible (y comprensible) por la ciudad en la que viven).

Lo más curioso: me quedé, a través de Couchsurfing, en casa de un chico que tenía el síndrome de Asperger, toda una experiencia.

El famoso cartel luminoso de Portland, Oregón

El famoso cartel luminoso de Portland, Oregón

Powell´s Books

Los interminables pasillos de Powell´s Books, un paraíso

El famoso cine Bagdad de Portland

El famoso cine Bagdad de Portland

Portland tiene mucho Street Art

Portland tiene mucho Street Art

Seattle
Como todo el mundo sabe, Seattle es una ciudad muy bonita y muy fría. Tiene mucho encanto y tuve la suerte de quedarme con una artista que conoce perfectamente la ciudad y que fue una guía fantástica para los escasos días que tuve allí.

Calles de Seattle

Calles de Seattle

El famoso mercado de la ciudad de Seattle

El famoso mercado de la ciudad de Seattle

Un animal y un cerdo de oro

Un animal y un cerdo de oro

En el mercado de pescado, los peces vuelan

En el mercado de pescado, los peces vuelan

El famoso Space Needle que sale en todas las pelis y series ambientadas en Seattle

El famoso Space Needle que sale en todas las pelis y series ambientadas en Seattle

Vancouver y Whistler
Salto a Canadá y me voy a visitar a mi prima Hilda, mexicana afincada en esta INCREÍBLE ciudad. Fue genial estar con la familia allá. Vancouver lo tiene todo: playa y montaña a 20 minutos escasos. Ambiente, restaurantes, arte, cultura, paisajes… Es la ciudad perfecta para cualquiera (aunque la gente no es muy abierta).

Atardecer en Vancouver

Atardecer en Vancouver

Las calles de Vancouver

Calles de Vancouver y mi prima (en la esquina izquierda)

Centro de la ciudad

Centro de la ciudad

Whistler es un PRCIOSÍSIMO pueblo a unas dos horas de Vancouver

Whistler es un PRCIOSÍSIMO pueblo a unas dos horas de Vancouver

Cansados

Cansados de pasear por Whistler

Practicando mi swing en Vancouver

Practicando mi swing en Vancouver

Mi familia mexicana afincada en Vancouver

Mi familia mexicana afincada en Vancouver

Zona nueva de Vancouver

Zona nueva de Vancouver: feote

Biblioteca en Vancouver

La llamativa biblioteca pública de Vancouver

Islas alrededor de Vancouver

Islas alrededor de Vancouver

Cena en Vancouver

Cena en Vancouver: se come muy bien en la ciudad

Boston y Salem
Uno de los momentos más tristes del viaje ya que aquí debía encontrarme con my soulmate, pero no pudo coger el avión desde España por el tiempo y me planté sola en la ciudad, lo cual no fue un problema durante los 10 meses anteriores, pero ya tenía tantos planes con mi amiga… Así que cogí mi pena, me la cargué a la espalda y me fui a recorrer esta fascinante ciudad: creo que, de las más de 500 ciudades que he visitado en mi vida, ésta es una de mis absolutas favoritas.

Otro gran descubrimiento que no me esperaba. Me volví loca, no dejaba de caminar durante horas y horas: Boston tiene tanta historia que yo desconocía, tantas cosas que ver, tantos monumentos, tantas cosas que empezaron aquí… Tiene Cambridge, tiene Harvard, tiene Cheers y tiene Salem a un paseo en bus, la ciudad de las brujas que tuve la suerte de visitar en Halloween.

Descerebrados manifestándose en contra de la evolución en Salem

Descerebrados manifestándose en contra de la evolución y de la homosexualidad, y a favor de la religión en Salem

En contra de los anteriores: "Dios me ve masturbarme, ¿por qué no me ayuda y me manda a una chica?"

Burlándose de los anteriores: “Dios me ve masturbarme, ¿por qué no me ayuda?”

El espectacular mercado Quincy, lleno de decenas de puetecillos de comida diferentes

El espectacular mercado Quincy, lleno de decenas de puetecillos de comida diferentes

Anthony´s, excelente para el brunch

Anthony´s, excelente para el brunch

Salem

Salem

Boston y su arquitectura

Boston y su preciosa arquitectura

Frankenstein en Salem

Frankenstein en Salem

El bar de Cheers en Boston img_20161031_151618

Un disfraz terrorífico en el día de Halloween

Un disfraz terrorífico en el día de Halloween

Los cazafantasmas salen en Halloween a trabajar

Los cazafantasmas salen en Halloween a trabajar

La policía confiscando las armas de juguete en Halloween por miedo a atentados: EE. UU.

La policía confiscando las armas de juguete en Halloween por miedo a atentados: EE. UU.

El señor Harvard

El señor Harvard, en la Universidad de Harvard, son su pie desgastado por aquello de probar fortuna

Boston desde Cambridge

Boston desde Cambridge

La Universidad de Harvard

La Universidad de Harvard

La Universidad de Harvard

La Universidad de Harvard

Montreal, Quebec, Ottawa y Toronto
Estaba tan cerca de nuevo de la costa este de Canadá y, dado que los planes con mi amiga ya no iban a ser, decidí volverme a este país a visitar todas estas preciosas ciudades en un recorrido un poco maratoniano, pero quería aprovechar (el cansancio aquí ya de los últimos meses y de la actividad incesante en las ciudades, estaba acabando conmigo, pero seguí imparable).

El cuento de Quebec

El cuento de Quebec

Cataratas del Niágara

Cataratas del Niágara

En Montreal hay una iglesia dentro de un edificio

En Montreal hay una iglesia dentro de un edificio

Quebec

Quebec

La catedral de Notre Dame de Montreal

La catedral de Notre Dame de Montreal

Futing en Montreal

Futing en Montreal

Cascada de Montmorency de Quebec

Cascada de Montmorency en Quebec

El parlamento en Ottawa

El parlamento en Ottawa

Nota: NO VAYÁIS A LAS CATARATAS DEL NIÁGARA, son una absoluta decepción. Yo me esperaba hacer un trekking para llegar a ese espectáculo, pero nada que ver: han construido una ciudad en medio de las cataratas con casinos, hoteles, espectáculos… Una aberración con la que han destrozado esta maravilla natural. Si lo hubiera sabido antes, no hubiera perdido todo el día yendo y lo hubiera aprovechado más vistando la MARAVILLOSA ciudad de Toronto.

New York, Washington, Philadelphia, Connecticut y New York
Todo este recorrido de este post lo hice en dos meses. En algunas de estas ciudades ya había estado, así que no requería tanto tiempo.

New York es fascinante, poco puedo decir que no sepáis o imaginéis. Me encanta, viviría en esta ciudad y no me canso de venir. Brooklyn es la mejor zona para vivir. La diferencia esta vez fue que pude vivir un momento histórico: las elecciones en directo y la posterior frustración, pena, protestas y todo lo que la elección de este impresentable ha arrastrado.

El mural de la calle Bowery con sus fascinantes obras

El mural de la calle Bowery con sus fascinantes obras

Preciosa la mires por donde la mires: New York

Preciosa la mires por donde la mires: New York

Las elecciones presidenciales en una bar de Brooklyn

Las elecciones presidenciales en una bar de Brooklyn

New York

New York

Da igual la perspectiva...

Da igual la perspectiva…

O la hora del día o de la noche...

La ciudad que nunca duerme

El monumento al 11S

Monumento al 11-S: PERFECTO (es agua cayendo constantemente en ese cubículo, uno por cada Torre)

Notorius BIG en las calles de Brooklyn

Notorius BIG en las calles de Brooklyn

Street Art en New York

Street Art en New York

El alcalde de New York cumple su sueño de fotografiarse conmigo

El alcalde de New York cumple su sueño de fotografiarse conmigo

Washington es genial. Más allá de todos los edificios gubernamentales que tiene, tiene un enorme complejo de museos (Smithsonian Institution) gratuitos casi siempre y que son alucinantes. Tanto si te gustan como si no, puedes pasarte fácilmente 5 horas en cualquiera de ellos y no te cansas.

Street Art en Washington

Washington tiene muchísimo arte en las fachadas de sus calles (U-District)

Street Art en Washington

Street Art en Washington

Otoño en Washington

Otoño en Washington

Museo de arte moderno Smithsonian

Museo de arte moderno Smithsonian

Museo de arte moderno Smithsonian

Museo de arte moderno Smithsonian

Museo de arte moderno Smithsonian

Museo de arte moderno Smithsonian

Arreglando el mundo desde el Pentágono

Arreglando el mundo desde el Pentágono

Street Art en Washington

Street Art en Washington

El Capitolio de Washington por detrás

El Capitolio de Washington por detrás, que por delante estaba en obras

El Obelisco de Washington de noche

El Obelisco de Washington de noche

Philadelphia es otra ciudad de esas que tiene mucha historia en los Estados Unidos. Aquí me quedé con una chica que tenía desorden bipolar y es la tía más graciosa que me he encontrado en este país, todo un character. También fui con otro de mis hosts a tocar con su banda… Sí, a tocar, yo, con este profesional grupo de música.

La ciudad, además, está llena de murales, es conocida por ellos, y ME ENCANTAN LOS MURALES Y EL STREET ART EN GENERAL. Además tiene su famoso CHEESESTEAK, que están deliciosos aunque la pinta no es buenísima (el mejor sitio para comerlos es, sin duda y aunque de cara al público no sean lo más, Jim´s Steaks).

Cheesesteak Philadelphia

Exquisito Cheesesteak

The streets of Philadelphia

The streets of Philadelphia

Murales de Philadelphia

Murales de Philadelphia

La casa de Edgar Allan Poe en Philadelphia

La casa de Edgar Allan Poe en Philadelphia

El mejor grafiti de todo Philadelphia

El mejor grafiti de todo Philadelphia: ¿veis lo que pone?

Rocky, mi anfitriona en la ciudad y yo

Rocky, mi anfitriona en la ciudad y yo

Una de las calles más emblemáticas de la ciudad

Una de las calles más emblemáticas de la ciudad

Así como si nada, por las calles de Philadelphia, me encontré con una amiga de Connecticut con quien se suponía que me iba a pasar Acción de Gracias, así que juntas, con su novio y su enorme perro, me fui a pasar Acción de Gracias con mi maravillosa familia americana.

Cocinando con el hombre de la familia

Algo que hacen mucho los hombres americanos, a diferencia de los de aquí, es cocinar

Pasé una semana con ellos en Trumbull, comiendo buena comida casera por fin de nuevo, con mi propia habitación en su pedazo de casaza americana. Yo los conocía desde hace unos años que vinieron de visita a Madrid, y desde entonces hemos tenido una relación muy cercana, así que no podía faltar la visita que aproveché para descansar del ritmo que llevaba en las últimas semanas.

Desayunar en Trumbull

Nos encantaba salir a desayunar

Nemo, el pequeño pez en el acuario de mi amigo Henry

Nemo, el pequeño pez en el acuario de mi amigo Henry (mi padre americano)

Conocí a toda la familia, compartí varias comidas, cenas, desayunos y mucho más con ellos y me costó mucho irme porque su generosidad y amabilidad son infinitas, de verdad son como familia para mí, pero el viaje seguía (y además vendrían unas semanas después a juntarse conmigo de nuevo en New York, así que eso aliviaba la despedida).

Con parte de la familia: mi familia

Con parte de la familia: mi familia

Con éstas, me planté de nuevo en New York, porque en unos días estaría cogiendo el primer vuelo directo en 55 años hacia Cuba, de nuevo viviendo un momento histórico: la muerte de Fidel Castro.

El ambiente mañanero en el aeropuerto con la excitación de volar, por primera vez de manera directa, a Cuba

El ambiente mañanero en el aeropuerto con la excitación de volar, por primera vez de manera directa, a Cuba

Y en nada, en nada de nada, el viaje tan diferente que viví en Cuba…

Comentarios

Comments are closed here.