¿Qué quieres buscar?

Mira por donde he estado.

Myanmar, ese extraño país que conduce a la derecha pese a tener el volante a la derecha

Myanmar es el país de las marionetas y de la bondad por excelencia

Ya lo decía un tal Sergio Díaz, Myanmar no es país para pobres. Esta afirmación, que puede parecer incluso ofensiva para alguien que venga desde un país occidental, cobra perfecto sentido cuando llevas viajando mucho tiempo por el sudeste asiático o cuando un local de un país vecino lo visita.

Estudiantes en Chiang Mai

Foto de una niña monísima que sale del colegio en Chiang Mai

La fruta tiene precios prohibitivos en Birmania.

Pero antes de ir a Myanmar, dos días pasé en Chiang Mai sacando mi VISA: cuando llegues al aeropuerto coge un taxi rojo al centro de la ciudad, que te cobrará 30 bahts (como 80 céntimos). Dormimos en un sitio bastante cutre por 2 euros cada una la noche.

Esperando a la VISA hice algo que no hago nunca: darme masajes, pero lo hice porque era especial, un centro en el que las masajistas eran expresidiarias y en donde entrevistamos a su fundadora.

Reinserción social en Tailandia

Los masajes: un modo de reinserción social

Expresidiarias dan masajes en Tailandia

Las ex-reclusas tienen que superar un curso antes de dar masajes

Y no lo hice una vez, sino dos el mismo día, porque encontré otro centro en el que los daban personas invidentes: toda una experiencia.

Masajes por gente ciega

Invidentes dan masajes por una buena causa

Y de aquí un bus de 6 horas a Mae Sot, se llama el Green Bus y lo coges en la estación de buses por 290 bahts (menos de 8 euros). Una vez en Mae Sot, dormimos en un sitio llamado Sleep Nest Hostel, un hostel súper bonito y especial en el que duermes en nidos por 300 bahts (menos de 8 euros).

Dormir en Mae Sot

Nuestro nidito

Dormir en Mae Sot

Las cámadas son comodísimas y el sitio en muy buen estado

La moneda de Myanmar es el Kyatt, que se pronuncia “chat”: septiembre 2016 1 euro = 1.371 kyatts.

Myanmar está en pleno camino hacia la democracia. Desde 1964, este precioso país ha sido uno de los más oprimidos de la historia por una dictadura militar. Aún se sabe poco del país y aún hay sitios a los que está prohibido acceder, y dicen que los precios (una cama en un dormitorio puede ser más cara que en Europa) se deben a que el gobierno cobra grandes impuestos: las tasas del color de piel lo llaman. La historia de la antigua Birmania, que ha cambiado de nombre y de capital, es muy extensa y nunca está de más hacerse eco de ella, pero hoy vamos a recorrer sus preciosos parajes.

Paisajes en Myanmar

Los paisajes cuando haces autostop

No lo voy a negar: el recorrido que realizamos en Myanmar fue más turístico de lo que acostumbro, pero es lo que había… Eso sí, conseguí recorrerlo prácticamente entero haciendo autostop, y es una de las cosas que más me ha gustado y aportado del país.

Autostop en Myanmar

Autostop con estilo

Cómo hacer autostop en Myanmar

Olvídate del cartón con el nombre del sitio al que vas ya que ellos no saben qué significa ni eso ni el dedo en disposición vertical: simplemente hazles señales para que paren e intenta explicarles que quieres ir en su dirección (no hablan mucho inglés, pero el lenguaje de los signos es universal).

El primer coche que pase va a parar porque no entienden por qué les paras, y nunca te van a decir que no te llevan: es muy fácil hacer autostop en Myanmar. Además, como en todo Asia, son tan amables que te querrán comprar de todo por el camino: comida, agua, un billete de bus… Era una discusión constante intentar que no nos compraran nada, pero merecía muchísimo la pena ir con locales en coche y hablar con ellos durante horas aunque no supieran una palabra de inglés.

Comer en Myanmar

Parar a comer en sitios muy locales con quien nos recogía no tiene precio

Comer en Myanmar

Algo muy típico es pedir el principal que quieras, y acompañarlo por todos estos platitos

Thanaka, Longyi, Betel y monjes budhistas 

Lo primero que encontrarás en Myanmar es la Thanaka en las caras de la gente, lo usan como producto de belleza y para protegerse del sol: decir que les encanta es poco.

Thanaka en Myanmar

Siempre en sus caras independientemente de la edad o el sexo

Thanaka en Myanmar

Cada día se la ponen al levantarse

No te extrañará ver a hombres y mujeres con una falda, que no es falda, sino sus famosos Londgyis, una tela preciosa que cubre sus piernas y que les resulta muy práctica (los niños están lindísimos cuando van al cole con sus londgyis verdes y sus camisas blancas).

Longyis Myanmar

Monísimos

Lo más asqueroso de Myanmar quizá sea el Betel, esa especie de tabaco que no fuman sino que mastican y que está lleno de productos raros. Lo trituran en sus bocas para, finalmente, escupir grandes cantidades de un líquido rojo repugnante resultante de la mascada. Todas las calles están con manchas rojas del Betel, al igual que la mayoría de los coches, ya que lo escupen por la ventana: ten cuidado al caminar, hay muchos buses y tienden a escupir por la ventana independientemente de quien haya debajo.

Betel Myanmar

El Betel antes de ser envuelto en la hoja

Costumbre es ya ver a monjes budistas, hombres y mujeres, pasar cada mañana a pedir por todas las tiendas y casas en masa. Darles algo es casi una obligación, ni se da las gracias siquiera. Lo hacen cada día hasta las 12 de la mañana, momento en el que se retiran a disfrutar del festín y a rezar.

Monjes budhistas pidiendo

La edad tampoco importa: todos salen a pedir (las mujeres y niñas llevan ese trajecito rosa)

Mae Sot

Cruzamos la frontera de Mae Sot por tierra (la que separa Tailandia de Myanmar). Es el cruce fronterizo más sencillo del mundo: simplemente camina por el friendship bridge y sella tu pasaporte en el puesto destinado a ello (recuerda que necesitas VISA para entrar en Myanmar, que puedes hacer online por 40 dólares, o en la embajada de Myanmar en Vientian, Chiang Mai, Bangkok…, por 20 dólares esperando unos días o por 40 dólares de urgencia en el día).

Puente de la amistad entre Tailandia y Myanmar

Cruzando el puente de la amistad entre Tailandia y Myanmar

HPA-AN

Una vez en Myanmar, nos alejamos de la zona insoportable de taxistas e hicimos autostop hasta Hpa-An, la primera parada en donde el típico hostel (no hay muchos), Soe Brothers, costaba 12 dólares por una habitación doble muy básica. Estaba lleno de franceses y españoles (catalanes, que se ve que viajan más): era agosto y nos soltaron a todos, por lo que no encontrabas muchos turistas, pero si los encontrabas, eran españoles.

Escuela en Hpa An

Una escuela dentro de una casa en Hpa An

El primer día cogimos una moto y nos fuimos a buscar una cueva que no merecía nada la pena, pero era sólo la excusa para disfrutar del MARAVILLOSO y largo camino a la misma. La moto nos costó 1 euro por barba (después de negociar, pero eran bastante más caras).

Atardeceres en Myanmar

Un atardecer irrepetible recorriendo caminos perdidos

Cuevas de Myanmar Hpa An

Vistas desde la cueva (la modelo no está incluida en la vista)

El día siguiente cogimos un tuk tuk entre varios (4 euros por cabeza) para que nos llevara durante todo el día a todos los puntos de interés de la zona, que son muchos (unos más bonitos que otros). Si no llueve, es mucho mejor ir en moto porque te da más libertad de ir como quieras a donde quieras.

Gente de Myanmar

Caminos de Myanmar

Rincones de Myanmar

Gran foto

Kyauk Kalap Hpa An

Kyauk Kalap es una de las principales atracciones de Hpa An

En el pueblo no hay muchos restaurantes (ni mucho de nada), pero los que hay están bien. El que más nos gustó (de los dos que probamos) fue el Lucky 1, en el que cené pollo agridulce con arroz (sweet and sour chicken with rice) por 3 euros (carísimo para Asia). Una cerveza es menos de un euro, pero las botellas de cerveza en Myanmar, que son de medio litro, cuestan casi dos euros (no es barato).

Que hacer en Hpa An

Busca a Wally en Hpa An

RANGÚN (YANGON)

Desde Hpa-An cogimos un bus hasta Yangon por 5.000 Kyatt (4 euros) y dormimos en el Agga Youth Hotel, lo más barato que encontramos: 8 euros por una cama en un dormitorio compartido, muy caro para Asia, pero el desayuno está muy bueno y compensa parte de esos 8 euros, además está muy bien situado.

Shwedagon Pagoda Rangun

Shwedagon Pagoda, una de las más bonitas de Asia

La antigua capital de Myanmar nos encantó, hay mil cosas que hacer y que ver, cientos de mercados en las calles, mucha comida local, la increíble Shwedagon Pagoda (cuya entrada cuesta 8 euros, más lo que te toque pagar de ropa si no vas correctamente tapad@: una estafa), galerías de arte gratuitas, un tren divino que rodea la enorme ciudad durante 3 horas (cuesta unos céntimos): aquí lo increíble es lo que pasa dentro del tren en todo este tiempo, no puedes dejar de mirar y de vivir la experiencia local de Yangon…

Tren de Yangon

Llega el tren

Mercado tren de Yangon

Comerciantes locales convierten el tren en un mercado peculiar

La vida desde el tren de Rangun

La vida desde el tren de Rangun

La vida desde el tren de Rangun

Los comerciantes llegan con su chiringuito y lo montan en un momento

Además, vistamos un par de maravillosos proyectos sociales:
– HLA DAY: una PRECIOSA tienda en la que los productores son locales a los que han enseñado a sacarle más partido al trabajo que realizan a diario. Todo tiene muy buena calidad y todo lo que venden es muy útil y precioso.

Proyectos sociales en Rangun

Venden ropa, complementos, decoración para el hogar…

Proyectos sociales en Rangun

Todo es hecho a mano

Proyectos sociales en Rangun

Todo tipo de decoración para el hogar

LINK AGE: es un restaurante en el que enseñan a cocinar a niños que están en la calle para que tengan un futuro.

Comer en Rangun

Como no tengo fotos del restaurante, pongo una foto aleatoria de los mercados callejeros en los que comer

Comer en Rangun

Hay una extraña afición en Rangun con la casquería (compartida por mi hermana)

Visitamos decenas de proyectos con impacto social en Myanmar, así que si también a ti te interesa conocer este tipo de turismo, éste es el sitio para hacerlo ya que hay por todas partes.

Yangon nos atrapó tanto que decidimos volver a la ciudad para acabar nuestro viaje. Atrévete a perderte por la ciudad y a encontrarte con la mejor gente, los mejores locales, los edificios más impresionantes abandonados y mucho más.

Que hacer en Rangun

Rangun tiene parques

Que hacer en Rangun

Rangun tiene iglesias

Que hacer en Rangun

Rangun tiene una Sinagoga

Que hacer en Rangun

Rangun tiene una calle sólo de libros

Que hacer en Rangun

Rangun tiene un barco gigante en medio de un lago en el que cenar

Que hacer en Rangun

Rangun tiene unas vistas especiales

En Yangon están prohibidas las motos, muy curioso.

THANDWE Y NAYPYIDÓ
Mi objetivo número uno en Myanmar era ir a Thandwe para, desde ahí, ir a Ngapali Beach, la playa más bonita de Asia.

Ngapali Beach en Myanmar

Ngapali Beach, la conocida como la playa más bonita de Asia

La foto no es mía, no pude ir. Camino de ahí, que estaba muuuuy lejos de todas partes, tuve que desistir de mi sueño y darme cuenta de que el clima, que provoca derrumbamientos y cortes de carreteras en el oeste del país, me impediría llegar, así que a mitad de camino dimos la vuelta y nos fuimos a la Yangon – Mandalay Express Way, la nueva autopista que tienen en el país que cruza de norte a sur y que hace que el autostop sea aún más fácil, ya que todo el mundo que pasa por ahí va para el norte o para el sur, depende de a dónde quieras ir tú. Así que en unos 10 segundos encontramos un coche y emprendimos nuestra marcha a Naypyidó, la nueva capital del país a la que nadie va.

Naipyido Myanmar

Por los parques vacíos de Naipyidó

Naipyido Myanmar

Así se ven los rincones de la ciudad

Y cuando digo que nadie va, es que nadie va, ni los locales. Naypyidó para mí es una visita obligada: es una ciudad fantasma. Es una ciudad del primer mundo que sale de la nada, con grandes autopistas nuevas, grandes edificios gubernamentales y todo vacío. Es como cuando Rick despertó en The Walking Dead y no había nadie, o como Eduardo Noriega en abre los ojos en la mitad de Gran Vía.

Naipyidó Myanmar

Autopistas de Naipyidó

Sólo por esto es fascinante, además tiene un parque muy bonito porque está vacío, los edificios gubernamentales están bien y la gran Pagoda que tiene es espectacular, además de sus mercaditos. Las distancias son grandes dentro de la ciudad así que también hicimos autostop incluso de un edificio a otro.

Mercados Naipyido

Un mercado que encontramos en Naipyidó

La gran Pagoda de Naipyidó

La gran Pagoda de Naipyidó

Lo más curioso que tenéis que saber es que no hay guesthouses ni hostels en Naipyidó, el gobierno no deja porque imagino que no querrá ver backpackers por ahí. Sólo hay grandes y lujosos hoteles, algo que descubrimos al llegar ahí: 20 euros una habitación doble en el Golden Lake Hotel que, comparando con la relación calidad-precio del resto de Myanmar, era de lo mejor que tuvimos en el país (desayuno incluido).

La ciudad de Naipyidó

La ciudad de Naipyidó

BAGAN

He estado en la gran Pirámide de Guiza en Egipto, he visitado Chichen Itzá, me ha fascinado el Taj Mahal, he disfrutado el Coliseo de Roma y, aún a falta de conocer otras cuantas, no puedo entender cómo Bagán no es una de las 7 Maravillas.

Bagan Myanmar

Un estupendo cuadro de Bagan

Llegamos a esta Maravilla (lo es pese a que esas absurdas votaciones populares no lo declaren así) después de hacer autostop todo el día y parando en un pueblito con un encanto particular que recordaba a esos de las películas del oeste de antaño.

Pueblos de Myanmar

Kyauk Padaung, un pueblo difícil de encontrar y muy particular

Bagan tiene potencial y lo saben: 17 dólares por una cama en un dormitorio (una vergüenza de precio) en el Ostello Bello, el típico hostel de turistas de postureo a los que no les importe que les estafen.

Hay cientos de sitios para quedarse, dormir en Bagan puede ser muy caro, pero pudimos encontrar un hotelito familiar muy cerca del Ostello Bello por 17 dólares la habitación doble privada. Cenar fuera te costará una media de 1 – 2 euros por unos vermicelli (pasta de cristal, típicos de Myanmar, exquisitos en cualquiera de sus formas) o similares.

Patrimonio histórico Bagan

El Patrimonio Histórico de Bagan se esconde tras cientos de árboles y relieves

Bagan es una meseta que contaba con más de 10.000 templos que, tras el paso de los años y los distintos y terremotos que han sacudido al país, se ha quedado en “sólo” 3.000 preciosos y genuinos templos que visitar.

Templos Bagan Myanmar

Muchos de los templos están inclinados por los últimos terremotos

Para visitarlo has de alquilar una ebike (moto eléctrica, ya que los extranjeros no pueden conducir motos en el país). Nos costó 4.000 Kyatts entre las dos (1,5 euros por cabeza al día) y nos hacían la colada gratis. Obviamente es enorme, por lo que tienes que ir en moto sí o sí (o en taxis turísticos, pero ya sabes que la libertad que da una moto…).

Templos en Bagan Myanmar

Cientos de templos mires donde mires

Templos en Bagan Myanmar

Es muy fácil acceder a los templos y entrar en ellos

Tuvimos la suerte de que nos hizo muy buen tiempo, de lo contrario conducir por las cientos de carreteras de tierra que llevan a los templos más escondidos, hubiera sido un desastre (bueno, aún con la tierra seca nos caímos de la moto, pero fue muuuuy divertido).
Templos en Bagan Myanmar

Templos en Bagan Myanmar

Templo Ananda Bagan Myanmar

Ananda, su templo estrella

Para entrar en Bagan hay que pagar 25.000 Kyatts (20 euros). Si llegas a la ciudad en bus o avión, te lo exigirán en estos medios de transporte, pero nosotras llegamos en autostop y nadie nos pidió nunca la entrada (ni encontramos en donde comprarla), por lo que eso que nos ahorramos (aunque no incito a la gente a que no pague). Repito que es una meseta y no está muy bien organizado, por lo que no hay nadie en ningún sitio controlando el pase a los templos.

Estando en Myanmar y el mismo día que sucedió el terremoto en Italia, hubo un terremoto en Bagan que dañó 200 templos más.

Templos Bagan Myanmar

Ingenieros revisando los templos dañados tras el último terremoto de hace unos días

Como he dicho, Bagan es una maravilla y las fotos no le hacen justicia. Al principio te sentirás abrumado ante tanto que ver (no son templos típicos), pero tras dos días visitando, es suficiente.

Lo mejor que nos pasó fue conocer a Theory (una niña que curiosamente habla un inglés perfecto) y a su modesta familia llena de niñas preciosas. Ellos custodiaban un templo maravilloso desde el que ver la puesta y salida del sol, pero tras el terremoto ya no se puede entrar a este templo, por lo que nos llevó por un caminito a un templo escondido y desconocido por todo el mundo a ver la puesta de sol.

Puesta de sol en Bagan

Ésta es una de las hermanas pequeñas de Theory, con Thanaka, obvio

Puesta de sol en Bagan

Aquí arriba te puedes sentar a ver la puesta de sol

Puesta de sol en Bagan

Y ésta es la puesta de sol

Es muy habitual que haya familias viviendo al lado de los templos y que ellas mismas te los enseñen, y lo mejor es que la mayoría están vacíos y no ves ningún turista, así que fue un placer (quizá en temporada alta sea otra situación, pero nosotras sentíamos que teníamos todo Bagan sólo para nosotras).

Cómo llegar a Theory: buscadla, merece muchísimo la pena, he mandado a más gente ya allí y les ha encantado. Además, ella os contará su historia, muy dura y bonita al mismo tiempo.

Su templo es el 1.774, que encuentras dejando el magnífico templo Ananda a tu izquierda (mientras conduces la moto) y conduciendo unos 5 ó 10 minutos más adelante. Fíjate porque verás en un árbol a tu derecha un cartel azul que dice: templo 1.774, mejor sunset y mejor sunrise (temple 1.774, best sunset, best sunrise). Entra ahí, encontrarás a la familia y te llevarán al otro templo escondido. 100% RECOMENDABLE, de lo mejor de Myanmar.

Puesta de sol en Bagan

Ésta es Theory (de las dos oscuras, la más oscura)

Para cenar en Bagan, además de lo anteriormente mencionado, puedes ir al Ostello Bello, en donde cada día ponen comida gratis si te sientas como quien no quiere la cosa y, además, puedes conectarte a su WiFi, ya que es de los únicos sitios de la ciudad que tiene.

MANDALAY

Mandalay es una ciudad más en la que pasear y descubrir sus diferentes rincones. Tiene una gran fortaleza en medio de la ciudad dentro de la cual hay varias cosas que visitar (y por lo que pagas 8 euros).

Pero lo mejor de Mandalay, además del ET Hotel en el que el encargado se llamaba Kaka (14 dólares la habitación doble tras negociar) o de comer Street food en sus miles de puestos, es Amarapura, la antigua capital de Mandalay y uno de los sitios con más encanto de Myanmar.

Está un poco lejos de Mandalay, de modo que puedes ir en tuk tuk o, cómo no, en autostop.

Puentes Myanmar

Haciendo autostop unos chicos nos llevaron a visitar el puente más largo de Myanmar, en algún punto entre Bagan y Mandalay

Lo que más llama la atención de Amarapura es su puente de madera que cruza al otro lado del pueblo por encima del lago en el que puedes ver a gente pescando y caminando (cuando el nivel del agua está bajo), increíbles colores, un hermoso atardecer y a la gente más variopinta que te puedas encontrar: nos pasamos unas 3 horas en el puente simplemente observando lo que pasa alrededor.

Chicos de Myanmar

Nos encontramos en el puente con una sesión de fotos de Mister Myanmar

Amarapura puente

El puente desde el río

Amarapura paisaje

Naturaleza muerta: este árbol

Pescadores en Amarapura

Subiendo del río

Amarapura town

Mujeres fabricando cestas de mimbre

Amarapura river

Un río lleno de historias

Volley Ball en Myanmar

Volley ball con el pie en Myanmar, deporte nacional

Amarapura bridge

Se acaba el día en Amarapura

Otras dos joyitas de Mandalay son Mingun y Sagaing, fuera del área de Mandalay, centros históricos de la zona en donde hay varios templos (obvio) que visitar y un ambiente muy diferente.

Para ir allí tienes que coger un bote en Mandalay que te costará 5.000 Kyatts (4 euros) ida y vuelta a Mingun. Al llegar a Mingun te encontrarás con que tienes que pagar otros 5.000 Kyatts para entrar en el centro histórico (esto incluye también visitar Sagaing).

Nosotras no cogimos la vuelta del bote (aunque lo pagas igual) e hicimos autostop hasta Sagaing, ya que, si lo miráis en un mapa, tiene más sentido hacerlo así que volver a Mandalay para volver hasta Sagaing.

Qué hacer en Mingun

Templo de Mingun

Qué hacer en Mingun

Hermoso templo blanco

Mandalay

Edificios de Mandalay

Mandalay

Azoteas de Mandalay

Street food Mandalay

Street food Mandalay

KALAW Y YWAR NGAN TOWNSHIP

De nuevo en la autopista y decididas a llegar a Kalaw, nos cogió un hombre que trabajaba para el gobierno y que nos llevaría durante unas dos horas para acercarnos a nuestro destino. Cuando llegamos al punto en el que nos dejaba y él seguía, había llamado a otro coche del gobierno para que nos arreglara la llegada hasta nuestro destino, que no estaba nada cerca.

La gente va a Kalaw a visitar un poco sus alrededores y sus cuevas, para luego hacer el trekking de 2 días que les lleva hasta el precioso Inle Lake: lo más barato que encontramos fue 30.000 Kyatts (20 euros) que incluye la noche con una tribu, comidas y transporte de tu maleta hasta el hotel en el que te quedes. Nosotras no lo hicimos porque el tiempo era bastante malo, así que decidimos hacer algo mejor.

Comer en Kalaw

Comer en Kalaw: vermicelli

Comer en Kalaw

Esas chicas se pasaron ahí observándonos toda la comida

YWAR NGAN es un pueblín increíble que se encuentra en el Estado de Shan (distrito de Taunggyi). Nadie va a este pueblo del norte de difícil acceso (autostop), pero descubrimos que había una plantación de té local que reinvierte parte de sus beneficios en la tribu local de los Danu Hill, y ahí que nos fuimos.

El camino es precioso, por supuesto, y el pueblo tiene un encanto que sólo los pueblos perdidos del sudeste asiático pueden retener.

Qué hacer en Myanmar

Los niños yendo a la escuela por la única carretera asfaltada del mismo

Pueblos no turísticos de Myanmar

Las laderas verdes interminables de esta joya

Pueblos de Myanmar

Las posibilidades fotográficas de estos pueblos perdidos no tienen límite

Sólo hay un hotelito en el que quedarse (30.000 Kyatts por una doble, muy caro), pero es divino. En el pueblo visitamos la plantación de café y nos explicaron todo el proceso en el que se recoge todo a mano y no se usa ningún producto químico. Nos ofrecieron cafés, conocimos a gente de la tribu y mucho más.

Hoteles en Ywar Ngan

Nuestra habitación en el hotelito

Tribus Myanmar

Esta adorable abuela de la tribu Danu Hill trabaja en la plantación

Proceso café Myanmar

Pudimos ver el proceso de elaboración del café, desde que se planta hasta que se convierte en grano

Plantación de café en Myanmar

El café antes del paso final

Luego nos fuimos a pasear por los campos y empezó a llover, así que nos metimos a refugiarnos en la primera casa que encontramos. La chica estaba tan emocionada de haber encontrado a dos occidentales en su granero que empezó a sacarnos todo tipo de frutas exóticas exquisitas (moríamos de hambre), nos intentó contar un montón de cosas diccionario en mano y nos sacó, ahí donde lo veis, ¡UN MICRÓFONO! La fiesta estaba asegurada (no te pierdas el vídeo).

Gente local Myanmar

Preparando unos snacks en su pequeña casa

Frutas Myanmar

Malacatí, una fruta exótica de la zona y muy rica

Gente del pueblo

Los monjes antes de su peregrinaje para pedir antes de las 12

Esta chica era tan maja que, cuando nos levantamos por la mañana en el hotel, ella había estado allí a las 6 de la mañana y les había llevado un desayuno que ella cocinó para nosotras 🙂

Por la noche bajamos al “centro” del pueblo y comí el mejor arroz con pollo que he probado en Asia por sólo 1.000 Kyatts (menos de 1 euro).

Comer en Myanmar

El exquisito arroz con pollo del pueblo

Destinos locales en Myanmar

Aldeanas de Ywar Ngan, siempre con la sonrisa por delante

INLE LAKE, EL DESTINO POR EXCELENCIA JUNTO A BAGAN

De nuevo, en Inle Lake encontraréis una “Skin Tax”, tasa por tu piel, y tendréis que pagar unos 10 dólares por entrar. Nosotras (sin saberlo), como llegamos en autostop, no la pagamos, porque pasamos directamente con los locales (estábamos buscando en el pueblo cómo pagarlo pero nos dijeron que, si ya habíamos cruzado la entrada del mismo, ya no hacía falta porque ni siquiera hay dónde pagarla).

Si vais en bus o taxi, os pararán a la entrada para cobraros.

Inle Lake Myanmar

Esta foto del lago no es mía y desconozco el nombre del autor, pero es genial

Inle Lake es, como todos se esperan, maravilloso. Alquilas tu propio bote, si vas tarde (sobre las 9 de la mañana, puedes negociar mejor el precio: 10.000 Kyatts por todo el día navegando: cuantos más seáis en el bote, menos pagáis, aunque podéis permitiros uno solo para dos personas).

Alquilar bote en Inle Lake Myanmar

Aquí se alquilan los botes

Lógicamente, te van a llevar a centros en los que hacen seda, algodón, plata y más cosas para que compres. Es interesante y esa gente lo necesita, así que no te cortes, las cosas son muy bonitas.

Comprar en Inle Lake

En el lago trabajan muchos materiales y la precisión es fascinante

Mujeres jirafa Myanmar

También puedes ver algunas mujeres Padaung, las conocidas como “cuello de jirafa”

Hay muchas cosas que ver en el lago Inle, toda la vida de la gente que gira en torno al lago: cómo se duchan o lavan sus ropas, cómo es el “autobús” del colegio (una gran lancha de madera), cómo cocinan… Un espectáculo de día.

Pescadores en el lago Inle

Pescadores del lago Inle

Pescadores en el lago Inle

A cambio, claro, te piden una donación

Pueblos que flotan en el lago Inle

Hay decenas de pueblos que flotan sobre el lago Inle

Gente en el lago Inle

Hora de hacer la colada en el lago Inle

Un señor se ducha en el lago, justo en las escaleras de su casa

Un señor se ducha en el lago, justo en las escaleras de su casa

Paisajes en el lago Inle

Paisajes del algo mientras comes en un restaurante flotante

Para dormir en Inle Lake (más bien, en Nyaung Shwe, que es el pueblo a orillas del lago), pagamos 17 dólares por la doble con desayuno incluido.

Además del lago, también puedes visitar sus viñedos y tener una pequeña degustación de vinos sin más (un paseo de 5 kilómetros que puedes hacer caminando o en bici) y, lo mejor de Nyaung Shwe, es ir al restaurante y pastelería Real Nyaung Shwe.

Esto es: un pequeño negocio familiar (padres adorables y su joven hijo) en donde puedes comer de lujo, probar algo de la repostería que hace su hijo y hablar durante horas con la ADORABLE madre. Ella es una ex-profesora que tuvo que dejar su profesión por un ataque al corazón y que ahora cocina en el pequeño restaurante y que, además, hace unos muñecos tradicionales birmanos preciosos, que puedes comprar por unos 7 euros (una ganga ya que tanto el muñeco como sus ropas, está todo hecho a mano).

Locales en Inle Lake

La madre adorable bailando con nosotras sin parar

Comer en Inle Lake

Cena hispano-birmana

Con ellos pasamos dos noches compartiendo historias, bailando y cocinando tortilla española y su famosa shukshuka. Todo lo que hacen es fresco, incluso pan. NO TE LO PUEDES PERDER.

Comer en Inle Lake

Tortilla y Shukshuka

Además, os voy a recomendar otro sitio en el que comer en Nyaung Shwe, Live Dim Sum House, un sitio de dumplings EXQUISITO: ya que estáis ahí, no dejéis de probarlo.

Comer dumplings en Inle Lake

Wanton with Szechuan sauce, 1.700 kyatts

Comer en Inle Lake

Grilled pumpkin mushrooms, 1.700 kyatts

Y ya pocos días nos quedaban en Myanmar, así que aprovechamos para volver a Yangon y disfrutar de nuevo de su ambiente y colarnos en una misa góspel (por llamarlo de alguna manera) en donde cantamos sin parar durante dos horas y en donde nos invitaron a cenar.

Probamos también, antes de irnos, el apetitoso pescado de los Street Courts de Yangon, de lo que teníamos ganas desde que llegamos al país: muy buena pinta, muy mal sabor. Nada especial, no merece la pena, lo probamos y poco más comimos.

Comer en Rangun

Éste es el pescado pero no mi foto, ahí está la firma del dueño de la misma

De ahí me fui de nuevo hacia Tailandia (ya en solitario otra vez, como buena viajera). Debido al clima no pude hacer autostop, así que cogí un bus de Yangon a Myawaddy por 12.000 Kyatts (8 euros, bus normal, no el VIP), 9 horas hasta la frontera de Mae Sot. Cruzar de nuevo como detallé más arriba y autostop hasta la estación de buses de Mae Sot para coger otro bus de 10 horas (290 bahts el normal, 7 euros) a Bangkok: 24 horas de viaje en total.

Pero, ¿de nuevo en Bangkok? ¿Para qué?

Continuará…

 

 

Comentarios

Comments are closed here.