¿Qué quieres buscar?

Mira por donde he estado.

El día que recorrí la Carretera Austral: Chile y Argentina

Pocas veces he estado ante una belleza como la de la Carretera Austral

Sí, ha pasado un mes, lo sé, pero estros países son tan inmensos y hay tanto que ver (como recorrer la Carretera Austral), que cualquiera se para unas horas a hacer un post de éstos porque… Serán simples, pero aún así me llevan mis horas: imaginaos si encima me tomara el tiempo para hacerlos bien.

Y en Caleta Tortel os dejé. De este recóndito pueblito de ensueño me fui hasta Río Tranquilo, a dedo, para ver las catedrales de mármol y, especialmente, para recorrer la maravillosa Carretera Austral.

Lago General Carrera en la Carretera Austral

Lago General Carrera en la Carretera Austral

Cuando viajas tanto, los sitios siguen siendo preciosos, pero la sensación de sorpresa por los paisajes es muy difícil encontrarla: lo hice en este tramo de la ruta. Desde Cochrane hasta Río Tranquilo (y un poco más allá) pude disfrutar de la belleza absoluta e inigualable de la naturaleza, con unos ríos y unos lagos que difícilmente puedo describir (y que tampoco pude plasmar en buenas fotografías ya que el camionero que nos llevaba iba con prisa y no podía parar).

Parte de la Carretera Austral

Parte de la Carretera Austral

Si hay algo que recomiendo encarecidamente de este viaje, es hacer esta ruta con el Río Baker y el lago General Carrera como acompañantes: ese contraste de colores, esa naturaleza que lo rodea, esas aguas…

Río Baker

La foto no es mía, ya os dije que no pudimos hacerlas 🙁

Los oriundos de Río Tranquilo (un pequeño pueblo con poco que ofrecer), describían las catedrales de mármol como la mejor Maravilla del mundo: han visto poco. No están mal, sin más. Si te pilla de paso, está bien parar a verlas, si no, ni te molestes.

Catedrales de mármol

Catedrales de mármol

Catedrales de mármol

Catedrales de mármol

Desde ahí llegamos hasta Coyhaique, en donde el host no nos dejó quedarnos una segunda noche (aunque me han dicho que el Cerro Castillo aquí es de lo mejor del país), por lo que continuamos camino hasta Puerto Cisnes, en donde la lluvia torrencial nos impidió visitar el precioso Bosque Encantado.

Bosque Encantado en Puerto Cisnes

Bosque Encantado a 30 km. de Puerto Cisnes (foto de Google: estaba cerrado por la lluvia)

Tras dos días esperando a que se calmara el tiempo (no se calmó), decidimos seguir hacia nuestro próximo destino: Futaleufú. Omero debió inspirarse en este viaje al escribir la Odisea.

Continuando por la Carretera Austral (dato: es una ruta empezada por Pinochet y que está sin asfaltar, con muchas piedras, polvo y lodo cuando llueve), muchos derrumbes de montaña dificultaban la travesía, hasta que un gran derrumbe cortó el recorrido por completo.

Carretera Austral

Decidiendo cómo continuar por la Carretera Austral

El plan era detonar esa parte de la montaña que había caído, pero los trabajos demorarían unas 8 horas, por lo que cogimos las mochilas, dijimos adiós al coche que nos llevó hasta ahí, y subimos por encima del derrumbe (peligroso, sí, pero cualquiera espera ahí 8 horas).

Bien, para resumir: después de muchas horas, de muchos kilómetros caminando con las mochilas, y de 2 buses de trabajadores en los que nos colamos, acabamos en La Junta, a medio camino entre Puerto Cisnes y Futaleufú.

Caminando con nuestras mochilas

Caminando con nuestras mochilas bajo la lluvia tras el derrumbe

El plan era seguir a dedo desde allí hasta Futa (así lo llamamos los entendidos), pero La Junta es el pueblo maldito. 2 días nos pasamos enclaustrados en ese pueblo con más viajeros haciendo dedo, y NADIE paraba, NADIE. Los buses estaban llenos desde días atrás por gente que no podía salir del pueblo.

La Junta Chile

Erika, una abuelita de La Junta, me insistió en ir a la ferretería a hacerme una foto con el negrito del pueblo

Finalmente, por pena, dos buses nos dejaron subir a todos los que cupiéramos en los pasillos (a modo camión de cerdos apretados) para poder salir de ahí.

Llegamos a Villa Santa Lucía y de nuevo el dedo funcionó hasta Futaleufú, ¡POR FIN!

Carretera Austral

Carretera Austral

Futaleufú ME ENCANTÓ. Nos lo pasamos genial, estábamos muy a gusto y nos quedamos una semana. Me quedaba en casa de Tamara, una chica de Couchsurfing (obvio) y sus dos compañeras gemelas de casa (y Beto, que siempre estaba ahí pululando). Estar con ellas fue un absoluto parto, indescriptibles las gemelas, dignas de conocer y de llevarte de carpeta.

En Futa salimos de fiesta, subimos cerros, visitamos la Reserva Nacional de Futaleufú (llena de trekkings), ¡e hicimos RAFTING! El Río Futaleufú está entre los 3 mejores del mundo para hacerlo, así que no pudimos resistirlo (no es barato).

Río Futaleufú

Río Futaleufú por su parte verde

Piedra del Águila Futaleufú

Trekking corto a Piedra del Águila en Futaleufú

Piedra del Águila Futaleufú

El empinado ascenso a la parte final de la Piedra del Águila

Piedra del Águila

No lo parece, pero daba mucho miedo subir ahí

Río Futaleufú

Río Futaleufú en su parte más celeste

Futaleufú

Beto, Vivi y una de las gemelas: simplemente ellos

Río Futaleufú

Preparados para el rafting en el Río Futaleufú

Futaleufú desde las alturas

Futaleufú desde las alturas

Futaleufú desde las alturas

Hermoso Río Futaleufú

Río Futaleufú tranquilo

La parte tranquila del Río

Con tristeza en el corazón y con lágrimas en los ojos (de Tamara) dejamos Futa para volver a Argentina a visitar Esquel y el Bolsón.

NOTA: Tamara, sé que estás leyendo esto, ¡YA NO QUEDA NADA PARA ACABAR LA TEMPORADA! Nos vemos en unas semanas en alguno de todos los países que queremos visitar.

En Esquel visitamos el bonito parque de los Alerces y yo tuve la suerte de conocer a Patricia y a su encantadora familia, con los que compartí risas, una trucha inmensa recién pescada y los Oscar en directo con el colofón final de MOONLIGHT.

Truchas en El Esquel

La pedazo de trucha comparada con truchistas normales

Comer en El Esquel

La familia con la que me quedé y con la que comí de lujo cada día

Parque Nacional Los Alerces Esquel

Los árboles Alerces en el Parque Nacional Los Alerces

Los Alerces Esquel

Extraños seres que puedes encontrar nadando en el lago del parque

Hikking de la Z en Esquel

Hikking de la Z en Esquel

Parque Nacional de los Alerces

Parque Nacional de los Alerces

El Bolsón prometía mucho porque es el pueblo JIPI por excelencia, todo el mundo hablaba de él, pero no es tan hippie. Eso sí, hay varios trekkings muy bonitos para hacer.

El imponente Cajón del Azul en El Bolsón

El imponente Cajón del Azul en El Bolsón

El imponente Cajón del Azul en El Bolsón

En las aguas del Cajón del Azul puedes nadar, es como un sueño

Puentes en el Cajón del Azul

Algunas de las partes del trekking del Cajón del Azul

Pasta vegetal casera

Leo, que nos hospedó, cada día nos cocinaba, como esta pasta vegetal casera

De ahí a San Carlos de Bariloche a reencontrarme con la inigualable Sol (a quien conocí semanas atrás en El Chaltén y quien me hospedaría en Bari).

Esperaba una ciudad no muy atractiva, pero Bariloche es precioso. Está rodeada por el Circuito Chico, lleno de pequeños trekkings con vistas espectaculares y unos lagos envidiables.

También hicimos un trekking de “alto impacto” (que diría Caro) a la Laguna Negra, 28 kilómetros bastante duros que se convirtieron en casi 40 porque nos equivocamos de camino durante dos horas -.-

Laguna Negra Bariloche

Cima de la Laguna Negra

Laguna Negra en Bariloche

Laguna Negra en Bariloche

Laguna Negra de Bariloche con su refugio

Laguna Negra de Bariloche con su refugio

Laguna Negra en Bariloche

Cuando nos perdimos haciendo el trekking a Laguna Negra: CON SOL

Cerro Chico Bariloche

Uno de los trekkings del Cerro Chico

Lagos de Bariloche

Lagos de Bariloche

Lagos de Bariloche

La pareja de moda

Villa la Angostura fue nuestro siguiente destino en donde hicimos otros 30 kilómetros de trekking en el bonito Bosque Arrayanes. ¿Un consejo? Lo más bonito del bosque son las playitas del principio y las vistas que hay desde los miradores del principio. El resto de la caminata, sin más. La playa del final no está mal, pero esa kilometrada para eso…

Villa la Angostura es muy caro, pero encontramos un hostel ultra cutre (porque no encontré alguien en Couchsurfing) bastante bien de precio y con muy buena onda: está súper perdido y no sé si tiene ni nombre, así que suerte buscándolo.

Bosque Arrayanes

La playita del final del Bosque Arrayanes

Bosque Arrayanes

Algunas de las vistas de los miradores de Bosque Arrayanes

Y bueno, poco más. De ahí a San Martín de los Andes, un pueblo muy cuco con muchos trekkings parecidos a los de semanas anteriores, y de ahí a Pucón, en donde se repitió la papeleta del diluvio, por lo que decidí irme al día siguiente (ya que el tío que nos llevó hasta ahí desde San Martín, partía al día siguiente hacia Santiago).

Río Correntoso San Martín de los Andes

El honor de San Martín de los Andes de tener el Río más corto del mundo

Río Correntoso

Ahí al frente, en donde empieza el otro río, acaba el río más corto del mundo

Dada la oportunidad y que no quería pasar lo mismo que en Puerto Cisnes, me fui con Juan Carlos a Santiago y aquí sigo, en su casa, disfrutando como si estuviera en mi casa, con su hijo y con él haciendo cosas todos los días en esta ciudad: cerros, vueltas en moto, cenas… ¡Y HE ESCALADO! Por primera vez en mi vida. Gastón, el hijo de Juan Carlos, es un experto deportista con todo lo relacionado con la naturaleza, así que me llevó al Cajón del Maipo y realicé mi primera (y probablemente última) escalada, en una piedra de 60 metros vertical (la de 150 metros se la dejé a él solo).

Cajón del Maipo

Gastón, mi maestro en casi todo

Cajón del Maipo

El equipo de escalada

Cajón del Maipo

Ready

Cajón del Maipo

Ahí arriba estoy yo: me dio miedo, no lo puedo negar

Cajón del Maipo

Vistas de uno de los volcanes más imponentes de Sudamérica en Cajón del Maipo

 

Santiago no es una ciudad top ni mucho menos (la llaman Santiasco por su contaminación extrema), pero la historia con Salvador Allende, la llegada de Pinochet, sus museos, el templo BAHÁ´Í (centros de adoración sin rituales establecidos que hay en cada continente), el barrio Italia y la gente que he conocido aquí, ha hecho que mi visita sea muy especial.

Templo Bahá´í en la precordillera de los Andes

Templo Bahá´í en la precordillera de los Andes

Mote con huesillo

El típico y refrescante Mote con Huesillo en lo alto del Cerro San Cristóbal

Tortilla de patata

Gastón y Juan Carlos en la clásica cena española

Cerro San Cristóbal Santiago

Santiago y su nube de contaminación desde el Cerro San Cristóbal

Bandera Chile

La Gran Bandera que el gobierno de Chile regaló al pueblo en su 200 aniversario

Homenaje al gran Salvador Allende frente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

Homenaje al gran Salvador Allende frente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

Plaza de Armas, Santiago

Plaza de Armas, Santiago

Casa de la Moneda

La Casa de la Moneda (Casa Presidencial testigo del golpe de Estado y la muerte de Allende)

Así fue Santiago. Lleno de historia. No podéis dejar de visitar el Museo de Memoria Histórica, en donde se detalla la evolución del Golpe de Estado, el último y emotivo discurso de Salvador Allende a su pueblo negándose a abandonar el país, la horrible, opresiva y sanguinaria dictadura y el triunfo del NO cuando la dictadura convocó elecciones en 1993… ¿Por qué una dictadura convocó elecciones democráticas? Venid a Santiago de Chile.

Comentarios

Comments are closed here.