¿Qué quieres buscar?

Mira por donde he estado.

El día que recorrí Ecuador con 120 dólares

Ecuador es el mejor país de Sudamérica y punto

Casi un mes y 120 dólares gastados es el balance (económico) final de mi paso por Ecuador. Así en euros vienen a ser unos 110 dependiendo del humor con el que se despierte Trump.

Quizá decir que Ecuador es el mejor país de Sudamérica sea un poco osado, así que diré que es el segundo mejor país (aún no conozco el primero). Pero es que Ecuador lo tiene todo: costa, sierra, selva, buena comida, gente maravillosa, asequible, es pequeño…

Ecuador a dedo

Entro en Ecuador a dedo por la puerta grande, con el ejército

Lo de que la gente es maravillosa lo comprobé nada más cruzar la frontera llegando de Perú: hice dedo y el chico que me llevó, majísimo como siempre, al dejarme me dio 20 dólares que yo no quería aceptar pero que él se empeñaba en darme para que no anduviera por ahí sin dinero.

NOTA: no es la primera vez que me dan dinero por el mundo, la gente es así de increíble aunque creamos vivir en un mundo peligroso. Dado que soy de la parte afortunada del mundo en la que no paso hambre, obviamente yo no me quedo con este dinero y se lo doy a alguien que encuentre por el camino y lo necesite.

Comer en Ecuador

Gente que me invita a comer por el camino las típicas sopas de la zona con de todo

Mi primer destino fue Cuenca, una ciudad preciosa y desde la que se puede ir a realizar numerosas actividades a espacios naturales. Ahí fui a el Parque Nacional “El Cajas“, a sus lagunas, y a probar uno de los platos típicos de la zona: Cuy, que es la típica cobaya que todos conocemos.

Qué ver en Cuenca Ecuador

La preciosa Catedral de la Inmaculada Concepción de Cuenca

Comer en Ecuador

Cocinando el cuy, no está mal, pero sin más

Cuenca Ecuador trekking El Cajas

Después de un trekking, unas buenas termas

De Cuenca salté a Guayaquil, una ciudad con muchos rincones que merece la pena y que hay que descubrir: la mayor ciudad de Ecuador.

Faro Guayaquil Ecuador

Guayaquil está lleno de hermosos rincones

Escaleras faro Guayaquil

Subiendo las famosas 500 escaleras al faro

Guayaquil Ecuador

Parte de Guayaquil

Tortugas Galápagos Ecuador

Para quienes no puedan ir a Galápagos, esconden estas tortugas por la ciudad

Qué ver en Guayaquil

El parque de las iguanas está lleno de ellas, lleno

Costa de Ecuador

No te pierdas Montañita“, me decía la gente. Así que ahí empecé mi tour por la costa Ecuatoriana, una costa PRECIOSA con grandes joyas entre las que Montañita, para mí, no es una de ellas. Es el típico sitio en donde van backpackers y se quedan trabajando en hostels y cosas así durante unos meses para salir de fiesta.

Montañita Ecuador

Típico hostel en la playa de Montañita

Desde Montañita aproveché para ir a sitios también muy bonitos como Salango, OlónPuerto López a ver ballenas, Playa de los Frailes (una de las mejores del mundo), Machalilla y Puerto Cayo.

Puerto Cayo Ecuador

Puerto Cayo es uno de los sitios más bonitos que he visto

Salango Ecuador

Salango

Olon Ecuador

Olón

Playa de los Frailes Ecuador

El acceso a una de las playas más bonitas del mundo

Ballenas Puerto Lopez Ecuador

Ballenas desde Puerto Lopez

Puerto Lopez Ecuador

Puerto Lopez en hora de pescadores

Yo tuve la “suerte” de que me hizo medio malo, con lo cual no tenía la tentación de quedarme en esas maravillosas playas nadando durante horas, y así aproveché más el tiempo.

Un gran desafío me puse y de nuevo alcé el dedo para llegar desde Montañita hasta Esmeraldas, ya al norte de la costa (no olvidemos que Ecuador es pequeño) para visitar desde ahí otros grandes puntos como Mompiche, Same, Sua y Atacames. Esmeraldas es muy auténtico y, aunque no tiene mucho que ver, me encandiló porque por toda esa zona es por donde se concentra la población afroecuatoriana del país, y tiene ese ritmo africano que tanto me gusta.

Atacames Ecuador

Atacames, un lugar con esencia

Comer en Ecuador

Señorina preparándome el típico banano asado relleno de queso

Mompiche Ecuador

Mompiche

La genial familia que me acogió por Couchsurfing me llevó también al norte, a San Lorenzo y Las Peñas, a ver la Reserva Ecológica Manglares Cayapas, unos manglares con las raíces más grandes del mundo (o eso me dijeron) en un pueblo que nadie va a visitar.

Manglares Olmedo Eccuador

Manglares de Olmedo

El Dïa del Carmen Ecuador

Las fiestas de Olmedo son las fiestas de mi pueblo

Manglares Ecuador

Olmedo local

En mi recorrido de Cuenca a Guayaquil conocí a un señor que me invitó a parar en su casa cuando mi ruta me llevara por ahí y, de camino a Quito, paré en su casa… Éste era mi baño:

San Miguel de los Baños Ecuador

Mi jacuzzi

El pueblo se llamaba San Miguel de los Baños, y de ahí también me llevó a visitar el precioso Mindo y Santo Domingo de los Colorados.

Desde ahí me dirigí a Quito, parando por el camino a ver el verdadero centro del mundo (que no está en la Ciudad Mitad del Mundo como venden a los turistas) y el volcán Pululahua, que tiene un pueblo en su cráter.

Volcan Pululahua Ecuador

Pueblo en el cráter del volcán Pululahua

El centro del mundo Ecuador

El centro del mundo

Quito es una ciudad bonita, muy en la línea del resto de ciudades de Sudamérica, más interesante si te dedicas a pasear por sus callecitas desconocidas que por los propios puntos de interés turístico.

Quito Ecuador dulces

Dulces típicos de Quito aún hechos por este artesano a fuego lento

Quito Ecuador

Catedral de Quito

Quito Ecuador

Quito detrás, delante mi amigo y guía pibón conmigo

De ahí bajé a Latacunga para poder subir a la Laguna Quilotoa, una laguna color esmeralda que se encuentra en el cráter de un volcán.

Laguna Quilotoa Ecuador

Mezcla de colores

Laguna QUilotoa Ecuador

Bonita la mires por donde la mires (no me refiero a mí)

Laguna QUilotoa Ecuador

El camino que baja a la laguna

Fui muy pronto para no encontrar allí a más turistas. La bajada a la laguna se hace en unos 40 minutos, la subida en una hora ya que cuesta bastante (camino de arena y polvo, y muchos animales cruzándose).
Después me animé a dar la vuelta al cráter: parecía fácil, fueron 5 horas y no fue fácil teniendo en cuenta que lo hice a contracorriente -.-

Volcán Quilotoa Ecuador

Impresionantes vistas de la Laguna Quilotoa alrededor del cráter del volcán

No te pierdas Baños“, me decía la gente. Pues ese fue mi siguiente destino. Haciendo este trayecto a dedo, entre un predicador de la religión católica norteamericano y unos cuantos camioneros, me encontré también con un elemento al estilo Saul GoodmanBETTER CALL SAUL! Un señor que era abogado y que vestía con trajes de antaño, contándome sus historietas del mismo modo y de la misma índole que el abogado de Walter White.

Por supuesto, como mucha gente fantástica que me encuentro por el camino, me llevó a donde su familia, me los presentó a todos (hermanas, tías, primas, sobrinos…), y compartimos una gran comilona en familia.

Comer en Ecuador

Bien casero todo y bien abundante

Comer en Ecuador

Comida con la familia

Baños Ecuador

Su hermano, también abogado… Atención a la corbata que lleva a los juicios

Baños Ecuador

Yo con el Saul Goodman ecuatoriano

Después de semejante derroche de amabilidad y simpatía, continué mi camino y al atardecer llegué a Baños, ese supuesto paraíso que tantos viajeros me vendieron: sólo había negocios para venderte excursiones.

Baños es bonito, sí, pero TODO lo que hay que hacer allí son deportes de aventura para turistas por los que pagas un auténtico dineral… No entiendo cómo todo el mundo pensó que eso a mí me gustaría.

NOTA: soy la única persona que conozco que no se va encantada de Baños, así que no te voy a recomendar que no vayas.

Cascadas Baños Ecuador

Cascada Salto del Ángel, un buen recorrido

Casa del árbol Ecuador Baños

La casa del árbol en Baños sí que merece la pena un poquito

Aproveché, ya que me encontraba a las puertas de la selva, para hacer una excursión (cómo no) a algunas de las comunidades cercanas (pagué 15 dólares).

Comunidades Selva Ecuador

Comunidad en la selva de Ecuador

Selva Ecuador

El camino de los monos tiene muchos monos, y aquí acaba mi reflexión del día

Y bueno, lo demás es historia: me enamoré perdidamente… Mi siguiente destino era Shell, que fue en donde pude encontrar un host de Couchsurfing. Allí llegué para quedarme una noche en casa de Mireia, pero se alargó, y se alargó… Tanto que dejé el resto de destinos que tenía planeados en Ecuador para poderme quedar más allí.

Mireia, una chica de 29 años (cuando llegué, ahora acaba de cumplir 30) es un sol, y tenía dos hijas que me robaron el corazón: Dayanna (13 años) y Hannah (7 años cuando llegué, hoy ya 8), de las que me enamoré por completo. Son dos niñas buenísimas y obedientes con las que cocinaba, veía pelis, salíamos por ahí y mucho más.

Shell Ecuador

Más lindas ellas…

Shell Ecuador

Vaya dos joyitas

Pasamos unos cuantos días juntas, especialmente con Hannah que, desde que llegué, no se despegó de mí ni para dormir, un AMOR sin igual. Desde Shell pude visitar Puyo, Tena y sus comunidades, comer los mejores ceviches ecuatorianos, salir de fiesta, codearme con la élite política de Ecuador, con la maravillosa Angie y mucho más.

Ecuador selva

Y así cada noche 🙂

Ecuador selva

En familia

Ecuador selva

Mi amorcito peinándome

Selva Tena Ecuador

Esto me lo comí, se llaman chontacuros

Selva Ecuador Tena

Más amigos

Selva Ecuador Tena

Con mi amiga

Y bueno, Maru llegaba a Bogotá para viajar conmigo unas semanas y a donde tenía que llegar en tan solo un par de días (a dedo), por lo que no pude retrasar más mi marcha de Shell.

Me fui pronto por la mañana y, aunque Hannah me dijo que la despertara para despedirse, no fui capaz. Cuando dejé la casa y me subí al primer coche, lloré, no digo más.

NOTA: nunca lloro.

¡Cuánto extraño Ecuador!

Comentarios

Comments are closed here.